[REVIEW] ‘Spinning Out’: Entretenimiento totalmente prescindible

La víspera de Año Nuevo también significa nuevos dramas adolescentes. No hay nada que podamos hacer al respecto, el gigante del streaming parece decidido a captar su público objetivo con producciones calibradas para adolescentes y jóvenes. Prueba de ello es Spinning Out, una serie juvenil un poco inusual, ya que abre las puertas a un universo poco conocido que raramente se muestra en la ficción: el del patinaje artístico.

Creado por la guionista Samantha Stratton (Mr. Mercedes, entre otros), ella misma una antigua profesional del patinaje, Spinning Out enfoca sus cámaras en Kat Baker, interpretada por la única e inigualable Kaya Scodelario, quien es recordada por su papel de Effy en Skins. Al amanecer de sus veinte años, mientras todavía está traumatizada después de una grave caída, a Kat se le ofrece una oportunidad de oro para impulsar su carrera, entonces en un punto muerto, probando su mano en el patinaje por parejas. Pero para hacerlo, tendrá que hacer equipo con Justin, un hijito de papá poco fiable.

De hecho, la trama de Spinning Out es mucho más amplia que eso. Además de tener que entrenar para este nuevo tipo de competencia, nuestra atormentada heroína tiene que lidiar con una madre bipolar con episodios maníacos, preocupaciones por el dinero, chicos que la cortejan, rivalidades tanto dentro como fuera del hielo y, como si esto no fuera suficiente, problemas de auto-lesión que están directamente relacionados con el trastorno bipolar que también sufre. Sí, cuando lo sumas todo, es un poco mucho para una sola persona.

Spinning Out muestra una narración poco rítmica. Para aquellos de ustedes que esperaban un Cisne Negro del patinaje artístico, es una oportunidad perdida. Aunque la serie se permite un pequeño deslizamiento oscuro aquí y allá (en particular en lo que se refiere a la violencia que el personaje de Kat se inflige a sí misma), sigue siendo demasiado superficial y predecible en su conjunto, convirtiéndose con demasiada frecuencia en un jabón intergeneracional barato.

Aunque los temas profesionales pueden jugar un papel importante a lo largo de los episodios, Spinning Out sigue teniendo una desafortunada tendencia a centrarse en aspectos triviales, como el conocido cliché del triángulo amoroso del que la serie podría haber prescindido felizmente. En muchos puntos, la serie evoca otra, Make It or Break It, una serie para adolescentes del 2010 que narra las emociones de las jóvenes gimnastas de alto nivel. La receta es más o menos la misma, excepto que Netflix se permite un lenguaje un poco más florido y con historias más maduras.

Fanfarroneando en un increible papel en Skins, Kaya Scodelario no firma aquí la actuación de su vida. Se las arregla con los medios que tiene a su alcance, es decir, diálogos no siempre muy finos y desarrollos narrativos que dejan un sabor amargo de déjà vu. Delante de ella, January Jones, impecable en Mad Men, tampoco está en su mejor momento de forma y le cuesta moverse en escenas que, sin embargo, sólo esperan sacar unas cuantas lágrimas. Pero su personaje, Carol, la madre bipolar de Kat, es mucho más interesante, y merece que se le mire.

Aunque Spinning Out tiene todos los ingredientes de una serie para adolescentes, no son los adolescentes los que más interesan. Además de Carol, otros personajes consiguen entonces brillar y ofrecer un poco de originalidad a una obra basada en parte en estereotipos: pensamos en Mandy, una futura madre atrapada por un error de juventud, o en Dasha, la entrenadora de Kat, también perturbada por un pasado tumultuoso.

Mientras mostremos misericordia, Spinning Out es un entretenimiento en lo justo, con una historia con poco ritmo, un tanto lenta pero con personajes que generalmente son simpáticos. Aunque, en el fondo, no puedes dejar de preguntarte cómo habría sido la serie si hubiera sido más audaz, ya sea en su guión o en su fotografía. Ni bueno ni (demasiado) malo, Spinning Out ha sido como una gran parte del catálogo original de Netflix durante algún tiempo: es casi tan fácil de olvidar como parece.

¿Dónde ver Spinning Out?

La primera temporada de Spinning Out está disponible en su totalidad en Netflix.

Spinning Out | Tráiler oficial | Netflix

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend