[REVIEW EPISODIOS FINALES] El triste pero satisfactorio final de ‘Bojack Horseman’

Y aquí estamos, entonces, al final de la línea: Con esta reseña de BoJack Horseman 6, parte 2 nos despedimos definitivamente de la serie que representa la cúspide de la producción animada de Netflix, por su voluntad de explorar todo el potencial de las técnicas tradicionales a nivel visual y narrativo (basta pensar en el famoso episodio casi totalmente silencioso) y por el coraje de tratar temas maduros como el alcoholismo, la drogadicción y la depresión de una manera respetuosa y seria, pero sin perder de vista el componente humorístico ligado a la sátira de Hollywood (de hecho, Hollywoo, como la llaman en el mundo de BoJack). La serie se despide con un final atípico, claramente prematuro y no planificado (el creador, Raphael Bob-Waksberg, dijo que el anuncio de la conclusión se produjo cuando ya se estaba produciendo el sexto ciclo), pero al mismo tiempo también es el epitafio adecuado para una obra que siempre ha subrayado lo corta y efímera que puede ser la vida.

La primera parte de la sexta temporada de BoJack Horseman comenzó con él en desintoxicación, buscando formas de mejorar su vida, y terminó con él aparentemente feliz, contratado como profesor de actuación en la misma escuela a la que asistía su hermanastra. Pero algo oscuro estaba a la vuelta de la esquina: un dúo de periodistas (parodias de Katharine Hepburn y Clark Gable) estaban visitando a viejos conocidos de la estrella en un intento de averiguar la verdad sobre la muerte de Sarah Lynn, ex-colega de BoJack, que había sufrido una sobredosis al final de la tercera temporada. Los ocho episodios finales parten de nuevo de ese doble statu quo, manteniendo el equilibrio entre la comedia y la tragedia a través de la naturaleza caricaturesca de los dos reporteros (una crítica no tan velada a tantos chismes de Hollywood) que no afecta a la grave implicación de su investigación: BoJack dijo a la policía que encontró a Sarah Lynn muerta después de dejarla sola (ambos estaban delirando debido al consumo de heroína), cuando en realidad estaba a su lado en el fatídico momento y no pidió ayuda de inmediato.

El tono se vuelve decididamente más mortificante, aplicando a toda la mitad de la temporada lo que habitualmente ocupaba episodios específicos, entre reflexiones sobre el racismo y quejas de acoso sexual (este último elemento, en la quinta temporada, llevó a algunos críticos americanos a considerar el programa como el mejor producto de ficción para haber abordado temas relacionados con el movimiento #MeToo). Aquí vemos el colapso total, el cuestionamiento de la persona de BoJack, en un vórtice de emociones conflictivas que puede poner a prueba a los espectadores: a diferencia de otras celebridades reales cuyo comportamiento puede estar envuelto en la duda, hemos visto durante cinco temporadas y media hasta qué punto el caballo antropomórfico puede ser una presencia destructiva, incluso si no es malo por sí mismo. Después del componente coral de la primera mitad de la temporada, aquí nos centramos más en BoJack, destacando todos sus defectos con una precisión de escritura que, si bien no estaba previsto inicialmente hacerlo, resume seis años de historias de tristeza ordinaria con gracia, sinceridad y patetismo. Esto no quita que los secundarios tengan su razón de ser, al contrario: después del papel predominante en los ocho episodios anteriores, aquí se imponen incluso con algunos minutos de presencia efectiva, recordándonos por qué nos enamoramos de una serie que, independientemente de su modo de expresión, cuenta con uno de los mejores elencos de los últimos años (obviamente Will Arnett en el papel principal, pero también Amy Sedaris, Alison Brie y Aaron Paul merecen una mención).

Tal vez también debido a la fuerza mayor, el creador no trata el final como tal, aparte de algunos elementos que sugerirían un deseo parcial de cerrar algunas historias destacadas. Y este tratamiento se hace explícito a través de Todd, quien en el episodio final -titulado, no por casualidad, Nice While It Lasted, bello mientras duró- dice «El arte no tiene que tener sentido, y eso es lo que lo hace arte«. Uno podría preguntarse interminablemente acerca de las elecciones hechas aquí, como sucede a menudo (basta pensar en Los Sopranos, cuyo plano de despedida sigue generando hipótesis y debates trece años después), pero Raphael Bob-Waksberg nos invita a dejar de lado las preguntas filosóficas y a centrarnos en lo que realmente tenemos ante nosotros: un caballo antropomórfico, sus amigos humanos y animales, sus neurosis e idiosincrasias, y el mundo caótico en el que viven. Un mundo similar al nuestro, donde las respuestas fáciles la mayoría de las veces no están ahí. Un mundo que, al final, no podemos esperar para revivirlo todo de nuevo, todo en un solo suspiro, entre lo alto (creativamente) y lo bajo (en lo que respecta a la vida de BoJack).

Llegamos al final de una serie que durante seis años nos ha hecho reír, llorar y reflexionar, tratando temas universales y muy humanos con gran madurez en el contexto muy loco de un Hollywoo(d) habitado por gente normal y animales antropomórficos. Los últimos ocho episodios se resumen de manera inteligente y conmovedora, dejándonos con la cantidad justa de amargura en la boca.

¿Dónde ver Bojack Horseman?

Todas las temporadas están disponibles en Netflix.

BoJack Horseman | Tráiler final de la temporada 6 | Netflix

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend