[REVIEW TEMPORADA 2] El desconcertante y divertido regreso de ‘Dead to Me’

A veces pensamos que un reparto bien elegido es suficiente para que una serie sea un éxito. Ese podría haber sido el caso de Dead to Me, cuya temporada inaugural el año pasado fue un honesto éxito, principalmente gracias a las actuaciones estelares de Christina Applegate (Up All Night) y Linda Cardellini (Bloodline). Aunque basada en este dúo, la ficción de Netflix se había distinguido por su fino equilibrio entre el drama y la comedia. Un equilibrio que, agradecemos, sigue ahí en una segunda temporada llena de regocijo.

No es de extrañar que esta temporada 2 se reanude exactamente donde terminó la anterior, con el cadáver de Steve (James Marsden) flotando en la superficie de la piscina. Jen y Judy sólo tienen una misión: encubrir este asesinato por todos los medios, mientras intentan aceptar lo que ha ocurrido estas últimas semanas, pero todo se complica cuando un pariente del fallecido reaparece de repente y una nueva mujer entra en la vida de Judy, amenazando con ponerlo todo patas arriba.

Donde la primera temporada mostró cierta timidez al apoyar su hilo rojo en un único giro importante, esta segunda cosecha de Dead to Me pone la doble mordida. Revelaciones improbables se suceden a lo largo de los episodios, situando la serie en una especie de universo casi surrealista, tanto que la contienda de circunstancias se vuelve grotesca. A pesar de esto, todo es muy entretenido. Podríamos decir que la serie hace eco de los momentos más agradables de Desperate Housewives y se hace suficientemente creíble por sus dos actrices principales.

netflix serie

De nuevo, Christina Applegate y Linda Cardellini lo dan todo. Su alquimia es siempre más palpable, consolidando una cautivadora amistad funcional, tanto más cuanto que es raro ver un vínculo platónico tan sólido creado en una obra de ficción. Además de ser la fuente de muchos momentos de hilaridad a lo largo de los episodios gracias a sus personajes siempre opuestos, Jen y Judy heredan su propio desarrollo de guión único.

Debajo de esta divertidísima fachada, Dead to Me consigue infundir el realismo y el drama necesarios para ofrecer una sustancia real: en este caso, Jen baja un poco sus escudos para revelar un lado más vulnerable de su personalidad y abordar abiertamente el odio que siente hacia sí misma. En cuanto a Judy, tiene que hacer frente a toda la presión que ha acumulado en los últimos años y que ha enterrado durante mucho tiempo bajo sus constantes y entusiastas aires de buen samaritano. Aunque merecen una mayor investigación, sus mecanismos psicológicos dan a la serie una dimensión reflexiva que es muy apreciable.

Aunque muy directa en sus comienzos, Dead to Me ofrece un giro bastante extraño con estos nuevos episodios y lo hace con una facilidad desconcertante. De hecho, la orientación amorosa de Judy nunca ha sido explícitamente detallada y por lo tanto la audiencia ha asumido que sólo le atraen los hombres, equivocadamente. La exploración de la sexualidad de Judy se presenta, sin embargo, como un no sujeto: no hay cuestionamiento existencial en el personaje, no hay melodrama gratuito. Se siente atraída por Michelle, así de simple, sin ningún debate que hacer. Una observación refrescante.

Sin ser la ficción más innovadora de su generación, Dead to Me sigue siendo un entretenimiento agradable, bastante adictivo y capaz de moverse seriamente en sus mejores momentos. El guión se mantiene y ofrece caminos relevantes para explorar, sublimado por el siempre brillante dúo Applegate/Cardellini. Tenemos algunas reservas sobre el futuro de la serie en el tiempo, pero tal como está, Dead to Me es una dulzura de la que no nos podemos cansar aún.

¿Dónde ver Dead To Me?

La segunda temporada de Dead to Me está disponible en su totalidad en Netflix.

Dead to Me Season 2 | Official Trailer | Netflix

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend