The Handmaid's Tale

El cambio climático será un tema fundamental de la cuarta temporada de ‘The Handmaid’s Tale’

En la novela de Margaret Atwood publicada en 1985, The Handmaid’s Tale teje un mensaje subyacente de que la degradación del medio ambiente alimentará el conflicto político y social, que la escritora resume a través de Gilead, una república separatista que se apodera de parte de los Estados Unidos y da una respuesta totalitaria a una crisis de fertilidad causada por la guerra y los daños causados por la radiación.

Mientras trabaja en la cuarta temporada de la serie, el showrunner de la serie, Bruce Miller, explica a la versión digital de Variety cómo se incorporan los temas del cambio climático en la adaptación televisiva:

«Gilead a menudo tiene objetivos nobles aunque los alcanza de formas absolutamente horribles. Les gustaría limpiar el medio ambiente. Creen que desde un punto de vista religioso, la tierra es un regalo de Dios. Así pues, la serie muestra cómo Gilead ha hecho progresos en el desarrollo sostenible. Casi todos los autos de Gilead son híbridos.

Esto significa para nosotros que el ruido de la carretera en la mezcla de sonidos es mucho menor porque estos autos son más silenciosos… Cada año también intentamos añadir más sonidos de aves, porque las poblaciones de aves extinguidas vuelven a Gilead… Lo que mostramos es una reacción fascista totalitaria a un problema real».

Precisamente, el medio ambiente será cada vez más central en la cuarta temporada de The Handmaid’s Tale y debe ser visto como un evento importante relacionado con el cambio climático: «Absolutamente«, dice Miller. y agrega:

«La sostenibilidad y los temas ambientales sustentan gran parte de la historia de la infertilidad. Es la base de todo lo que Gilead usa como excusa para su misoginia. Es una serie que tiene causas ambientales en su núcleo».