amc

[REVIEW] ‘The Walking Dead: World Beyond’: Zombies demasiado poco interesantes

Escribir algo sobre The Walking Dead: World Beyond significa volver, meses después, al universo televisivo basado en los cómics de Robert Kirkman, pero de una manera diferente a la habitual.

De hecho, no se trata de la serie madre, ni con el spin-off Fear The Walking Dead. No, es un nuevo capítulo inusual, que llega a América Latina por AMC y se presenta desde el principio como algo diferente: ya sabemos, para bien o para mal (en ambos casos según las posibles desarrollos de la serie), que durará sólo dos temporadas, de diez episodios cada una.

The Walking Dead: World Beyond difiere de lo que solemos esperar de The Walking Dead principalmente en la elección de su argumento: los protagonistas de la historia son dos jóvenes hermanas, Iris y Hope Bennett, que forman parte de la primera generación realmente crecida durante el apocalipsis zombie (la historia tiene lugar diez años después del comienzo de la epidemia, una velada alusión al décimo aniversario de TWD). Viven, junto con otros supervivientes, en lo que una vez fue el campus de la Universidad Estatal de Nebraska. Están esperando noticias de su padre, un científico cuyas huellas se perdieron después de que se fuera a otro lugar para una misión, vinculado a una organización militar que tiene contacto regular con los habitantes de la zona. En un momento dado deciden partir en busca del padre, con algunos compañeros de viaje, y así comienza una nueva aventura en territorio hostil.

Dentro de la serie, la influencia de su creado es más notoria en la escritura, y aquellos que se alegraron de conocer a Scott M. Gimple lejos de las aventuras de Daryl, tal vez se alegrarán menos de encontrarlo aquí, con su lógica clásica basada en los arquetipos y no tanto en la evolución orgánica de la historia. Es demasiado pronto para juzgar desde ese punto de vista, y con un nuevo showrunner es muy posible que esto sea sólo un comienzo descafeinado de un camino más sólido, predefinido, con un punto de llegada muy preciso al final de los veinte episodios. O más bien, esta es una de dos posibilidades. La otra, sabiendo ya que no habrá temporadas, es que el estilo de Gimple, basado en tiempos muertos e historias que se desarrollan en círculos, puede hacer que incluso lo que sobre el papel será una experiencia más corta agonice, al menos en lo que respecta a la duración objetiva del proyecto.

Los ingredientes adecuados para ir en direcciones prometedoras están ahí. Queda por ver si, con toda la planificación que ya ha quedado atrás, la serie será capaz de mezclarlas en la medida correcta o si tendremos que lidiar con una pálida fotocopia de la serie principal, justo cuando esta última está en cambio buscando el camino correcto.

The Walking Dead: World Beyond no es el renacimiento de la franquicia, y mucho menos la serie capaz de salvar un barco que se ha estado hundiendo durante varios años. No tiene la ambición de hacerlo y es más bien visto como un trabajo no desagradable pero lleno de clichés anticuados. Su alcance comercial desafortunadamente supera su visión artística, donde el anunciado ejercicio estilístico rápidamente decepciona. Queda por ver para los fanáticos del universo de los zombis si mantendrá su promesa de hacer los enlaces con las películas de conclusión de Rick Grimes.

¿Dónde ver The Walking Dead: World Beyond?

La serie se emite todos los lunes por AMC Latinoamérica.