miniserie stephen king

Stephen King prefiere la miniserie de ‘El Resplandor’ a la película de Kubrick

No es un secreto: El escritor Stephen King nunca ha amado a El resplandor de Stanley Kubrick. De hecho, durante una reciente entrevista/retrospectiva con The New York Times, el famoso escritor de Maine llegó a afirmar que prefería la miniserie de televisión de 1997 del mismo nombre a la película de Kubrick.

La razón principal de esta elección radica en el desarrollo del personaje de Jack Torrance, interpretado por Jack Nicholson. Sobre su novela, Stephen King argumenta que la historia contada se centra en la locura progresiva que socava la psique del personaje principal, en correspondencia con la llegada al Hotel Overlook. El libro fue objeto de una adaptación dirigida por Stanley Kubrick en 1980 y una adaptación en serie dirigida por Mick Garris en 1997. Desde el estreno de El resplandor de Kubrick, King no ha ocultado sus sentimientos negativos sobre el título.

Según Cinema Blend, Stephen King dijo que admiraba a Stanley Kubrick como director, pero que nunca le pareció la mejor opción para dirigir El Resplandor. Además, el escritor entró en gran detalle sobre el personaje de Jack Torrance. A este respecto, King dijo:

«Prefiero la serie de 1997 porque el actor principal pudo captar mejor el espíritu de Jack Torrance, que llegó al Hotel Overlook de manera bastante serena y fue víctima de una locura progresiva».

Por supuesto, una revelación como esta puede sonar muy rara. Stanley Kubrick es uno de los más grandes directores de la historia del cine, y tal crítica es definitivamente dolorosa. A lo largo de su carrera, Stephen King ha demostrado que tiene gustos muy peculiares y que ama las películas que la crítica y el público han odiado en su mayoría.

Por último, no hay que subestimar el hecho de que la televisión es un medio mucho más basado en la narración de largo tiempo y horizontal; en este sentido, un narrador polifónico y reticular como King puede estar más a gusto con el modelo televisivo que con el cinematográfico, construido sobre una verticalidad y unos requisitos de tiempo imposibles de superar.