Oscuro Claro

Después de casi 3 años fuera de pantalla desde su última temporada, Fargo, una de las mejores series antológicas de nuestro tiempo, finalmente regresa a la televisión con una cuarta temporada que sigue los pasos de los espectaculares y premiados ciclos anteriores mientras que, al mismo tiempo, propone algo nuevo en términos de tono y puesta en escena.

Los nuevos episodios, emitidos en OnDIRECTV y prontamente en Netflix, están de hecho ambientados en la ciudad de Kansas a principios de los 50: el principal motor de la historia es la guerra entre las organizaciones criminales que ensangrientan la ciudad de Missouri.

En la cuarta temporada de Fargo, la historia comienza con una realidad muy clara: la familia Fadda, trasladada de Italia a Missouri, se ha establecido en la escena criminal local, controlando la economía alternativa de la explotación, la corrupción, el tráfico de drogas y exterminando a la banda irlandesa que antes ocupaba el poder. Sin embargo, una nueva amenaza se cierne sobre el horizonte: Loy Cannon (interpretado por Chris Rock), que quiere expandir su negocio más allá del territorio de la comunidad negra de la ciudad. El jefe de la familia Fadda, Josto (Jason Schwartzman), parece bien dispuesto a encontrar una solución para evitar la guerra. Una alianza, eliminada por el intercambio de los hijos mayores de las dos familias. Sin embargo, una serie de personajes complica el asunto: su hermano Gaetano (el italiano Salvatore Esposito), que llega de Italia con intenciones bélicas; la enfermera Mayflower (Jesse Buckley) y sus locas maquinaciones; y el sheriff federal Dick ‘Deaky’ Wickware (Timothy Olyphant), que tiene que perseguir a dos ladronas que se han escapado de la cárcel. En medio de todo este pandemónium está la joven Ethelrida (Emyri Crutchfield), que sólo quiere completar sus estudios y ayudar a su familia en las dificultades financieras.

El hecho de que se trate de un escenario del pasado con connotaciones más específicas que las pequeñas ciudades que han sido escenario de las temporadas anteriores ha empujado al creador Noah Hawley y a sus colaboradores a trabajar en decorados y trajes de una época diferente a la del pasado. La idea de representar el mal en sus formas más comunes sigue siendo, sin embargo, la estilizada y elegante que ha pertenecido a la serie desde su primer año. Así que el nuevo Fargo se presenta como algo diferente pero continuo.

Desde el primer episodio de la nueva temporada, Fargo confirma ser el mejor producto de TV hecho desde Breaking Bad. La potencia de la puesta en escena y la profundidad dramática de los personajes que caracterizaron las tres temporadas anteriores explota de nuevo en el cuarto ciclo de episodios. Sin embargo, esta vez nos enfrentamos a algo ligeramente diferente: una puesta en escena más definible como «período» garantiza una calidad visual del más alto nivel en términos de escenografía, vestuario y maquillaje. Incluso el tono de la historia, aunque siempre tenso, ofrece pequeñas desviaciones que se vuelven hacia la comedia. Esto permite, por ejemplo, al protagonista Chris Rock esbozar un duro pero también humano gángster, capaz de momentos de amarga ironía. A su lado un reparto como siempre notable, compuesto por actores de indudable talento como Ben Whishaw, perfecto para perfilar un personaje criminal que utiliza su cerebro incluso antes de la pistola.

¿Dónde ver Fargo?

La cuarta temporada están disponible en DirecTV App y prontamente en Netflix. Las tres temporadas anteriores están disponibles en Netflix.

Artículos relativos
Send this to a friend