netflix

Hacer series genera huella de carbono… y Netflix quiere reducir sus emisiones

Hoy en día, la mayoría de los gigantes digitales son conscientes de su impacto en el medio ambiente y han puesto en marcha ambiciosos programas para reducirlo. Y esta semana le toca a Netflix anunciar su programa. El gigante del video por streaming pretende tener cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para finales de 2022.

Según informa Europapress. Con la puesta en marcha de este programa, Netflix se alinea con los objetivos del Acuerdo de París y contribuye a estabilizar el clima para que el aumento no supere los 1,5 °C.

En primer lugar, la empresa tiene previsto reducir sus emisiones internas. Luego, para las emisiones que no pueda evitar (incluidas las de «Alcance 3» que no controla directamente), Netflix las compensará invirtiendo en proyectos «que mantengan el carbono fuera de la atmósfera».

Según la empresa, su huella de carbono en 2020 fue de 1.1000.000 toneladas. Y casi la mitad de esas emisiones proceden de la producción física de su contenido. El 45% procede de las operaciones de la empresa (como las oficinas) y de la compra de bienes. En cuanto al 5% restante, proceden de servicios como Amazon Web Services o la CDN Open Connect.

Netflix dice que en sus cálculos no incluye la transmisión por Internet ni los dispositivos electrónicos utilizados por sus abonados:

«Los proveedores de servicios de Internet y los fabricantes de dispositivos tienen el control operativo sobre el diseño y la fabricación de sus equipos, por lo que lo ideal es que ellos mismos tengan en cuenta estas emisiones».

Sin embargo, Netflix dice que se ha unido a una iniciativa llamada DIMPACT que está creando un consenso sobre cómo medir el impacto del uso de Internet y de los sitios de streaming:

«Está liderado por la Universidad de Bristol, donde los investigadores construyeron una herramienta de cálculo que utilizamos para validar nuestras propias estimaciones, concluyendo que una hora de streaming en Netflix en 2020 estaba muy por debajo de los 100gCO2e, lo que equivale a conducir un turismo de gasolina un cuarto de milla (o 400 metros)».