netflix

[REVIEW] ‘Halston’: una moda pasajera

El infatigable Ryan Murphy está de vuelta en Netflix y en esta crítica de Halston, su nueva miniserie protagonizada por Ewan McGregor a partir del 14 de mayo en la plataforma, intentaremos explicar por qué es un producto que encaja perfectamente en sus cánones, y al mismo tiempo no deja huella como podría haberlo hecho.

Para los que no lo sepan -y hay una razón para esta carencia que se explicará en la miniserie- Halston fue un nombre fundamental en la moda de los años 60-70: inicialmente un sombrerero que se hizo famoso con el sombrero de pandereta de Jackie Kennedy y recibe el impulso a la fama como estilista de Liza Minnelli. La miniserie de cinco episodios recorre su carrera desde la cúspide hasta el abismo, y paraleliza precisamente su amistad con la actriz y cantante, interpretada por una sorprendente Krysta Rodríguez, una de las pocas relaciones constantes y duraderas de su vida.

La de Halston, sin embargo, demostrará ser cualquier cosa menos una moda pasajera y la miniserie, en perfecto estilo de biopic, muestra la parte adulta de la vida y la carrera del diseñador, dejando a unos cuantos flashbacks y sobre todo a las palabras de su protagonista la tarea de contar el pasado. Una apreciable elección, adornada por una serie de acertadas interpretaciones -en primer lugar Ewan McGregor, junto a un sardónico Bill Pullman (que nos entusiasmó en los últimos años en The Sinner), una siempre decidida Kelly Bishop (Gilmore Girls) como la verdadera RRPP Eleanor Lambert y nada menos que Vera Farmiga (la experta en perfumes Adele).

En la historia Halston es retratado como el típico genio incomprendido, irascible y desagradecido, difícil de tratar, a pesar de una especie de bondad subyacente que le hace entrar en razón cuando se pasa de la raya con empleados y compañeros. Hablando de colegas, todo el mundo de la moda es mencionado en los cinco episodios, desde Anne Klein hasta Balenciaga, en un torbellino de matices coloridos y, sobre todo, una guerra en el último desfile entre empresas competidoras.

Las «caras» de Halston en la vida cotidiana son variadas: el amigo y compañero leal, el hijo y amante apasionado. Pero una vez que se eliminan los adornos, ¿qué queda? Esto es lo que la miniserie intenta profundizar, como toda biografía, sin conseguirlo del todo, sin dejarnos entrar de lleno en la vida de Halston sino dejándonos un poco en el umbral. Sin dejarnos asomarnos entre bastidores, sino dejándonos desconcertados en la pasarela, cegados por lo que el diseñador (y Murphy) quieren que veamos. Ni siquiera el tema LGBTQ+ se presenta como algo central, pues el protagonista ya ha alcanzado su propia conciencia personal. La identidad de Halston se cuenta no sólo a través de su trabajo, sino también de sus relaciones, porque nuestro nombre es también lo que recordarán nuestros seres queridos. Como su top model italiana Elsa Peretti (Rebecca Dayan), el eterno «segundo» de confianza Joe Eula (David Pittu), la relación más importante de Halston, Víctor Hugo (Gian Franco Rodríguez). A pesar de que a menudo es todo tan escenográfico y melodramático, totalmente al estilo Murphy, la miniserie sigue siendo un entretenimiento equilibrado y bien elaborado, pero al mismo tiempo nada más.

¿Dónde ver Halston?

La miniserie está disponible en Netflix