san junipero black mirror

Black Mirror, Temporada 3: La tecnología no es mala, los humanos sí.

Estaba el temor del regreso de Black Mirror, ahora que tendría el doble de episodios (6 en este nuevo año VS los 3 por cada temporada anterior) en la tercera temporada y se iba a «americanizar» de la mano de Netflix. Su irrupción en su «nuevo hogar» después de 2 temporadas + un especial de navidad en la cadena de televisión británica Channel 4 hacían que esta nueva entrega estuviera llena de suspicacias y dudas sobre cómo se desenvolverían las historias creadas por la cada vez más interesante (y retorcida) mente de Charlie Brooker, su creador.

Es muy bueno ver que Netflix se ha convertido en una plataforma que permite a las buenas historias continuar. Desde el regreso de Arrested Development en 2013, o Fuller House y Gilmore Girls por mencionar algunas, la compañía apuesta por esas producciones que, de una manera u otra, no podrían seguir en la televisión tradicional. Esto es posible gracias a las estadísticas de visualización de películas y series en el catálogo, lo que indica qué productos tendrían un mejor futuro siendo creados por ellos mismo.

Las dos primeras temporadas de la serie mostraron una de las producciones más intrigante de la década, con guiones arriesgados, una producción limpia, única y provocativa. En la tercera temporada vemos una hermosa y notable expansión del universo creado, con una actualización gracias a los rápidos cambios tecnológicos que experimentamos desde 2011, año en que la primera temporada se estrenó.

Seis episodios fantásticos y sin defectos, cada uno con su propio estilo, debido a la selección de excelentes escritores y directores con talento para cada capítulo. Vamos a hablar de ellos uno por uno (sin spoilers, pero mencionando algunos elementos de la trama para poder comentar):

3x01: Nosedive

Protagonizada por Bryce Dallas Howard (Jurassic World), Nosedive es «el» episodio clave de la temporada y uno de los más comentados, porque todos nos podremos ver reflajados allí en algún nivel. Escrita por el inusual duo compuesto por Mike Schur (Parks and Recreation) y Rashida Jones (Angie Tribeca), el capítulo es una inmersión intensa y preocupante de lo que las redes sociales pueden ser capaces de hacer con nuestra sociedad. Lacie es una joven que vive en función de conseguir «me gusta» en su perfil y hacer de su rutina, que implica un registro fotográfico de absolutamente todo, una obsesión en un intento desesperado de «subir» en el ranking de la aplicación que interviene y controla prácticamente la totalidad de las interacciones entre los seres humanos, la creación de un sistema «meritocrático», donde las personas con mejores resultados son los más exitosos. Aunque distópica absurda, Nosedive muestra señales con una gran advertencia de la dirección que están tomando las redes sociales.

3x02: Playtest

Playtest se mete de lleno en un profundo análisis de la tecnología de los videojuegos, así como la exploración de lo que somos capaces cuando salimos por unos minutos de la realidad. Aquí Cooper (Wyatt Russell) es un «mochilero» que, en la última etapa de su viaje en Londres, decide someterse a probar una nueva plataforma de realidad virtual experimental para tener algo de dinero. En un momento en que tenemos que tener cuidado con smartphones que explotan, el episodio plantea serias dudas sobre el nivel de potencia, el control y la responsabilidad de las grandes empresas y fabricantes de tecnología tienen en nuestras vidas. Dirigido por Dan Trachtenberg (Cloverfield Street 10), Playtest es un episodio de realidad virtual que hace numerosas referencias a la cultura gamer, ya sea en la mansión llena de horrores en cada esquina o que el presidente de esta compañía está claramente inspirado por el creador de Metal Gear Solid, Hideo Kojima.

3x03: Shut up and Dance

Este capítulo es probablemente el «menos» distópico y más impactante de todos, ya que todas las situaciones son muy posible de que sucedan en la actualidad. ¿Se acuerdan de una imagen de Mark Zuckerberg, con un auto adhesivo que cubre la cámara de su computador portátil?. Shut up and Dance demuestra que la acción de Zuckerberg no es paranoica. La privacidad es el tema del episodio en que Kenny (Alex Lawter) se encuentra como la víctima de un intenso chantaje virtual y es obligado a hacer varias «tareas» para que su secreto no sea revelado. Pronto descubre que hay otras personas en la misma situación. El director James Watkins aquí siempre utiliza la «cámara en mano» y cortes rápidos para mostrar un sentido de urgencia y desesperación de los personajes. El «giro» que aquí se muestra es cómo el punto de vista es importante para contar una historia, sumando a «Exit Music (For a Film)» de Radiohead que da el toque final a una angustiante historia. Sin duda el episodio más Black Mirror de todos.

3x04: San Junipero

Para compensar la tensión del episodio previo, San Junípero es uno de los episodios más esperanzadores de la antología, pero eso no significa que sea menos interesante. Situado en una ciudad balneario en el año 1987, Seguimos a la recién llegada Yorkie (Mackenzie Davies, Halt and Cath Fire) explorar la homónima ciudad llamada San Junípero junto a una chica carismática llamada Kelly (Gugu Mbatha-Raw, Doctor Who). Una gran selección musical se complementa con una estética dónde el neón crea un plato lleno para cualquier fanático de los años ochenta. Cuidado, el capítulo avanza en una historia aparentemente sin sentido con sólo unos pocos indicios de lo que realmente está pasando, permitiendo que cada espectador tenga su «momento» en la revelación de la trama. San Junipero es una interesante historia de amor dónde la tecnología tiene un rol fundamental para llevar a cabo la unión de estas dos mujeres frente a las adversidades que la vida les ha puesto. Uno de los episodios más bonitos de la temporada y que dan ganas que todo lo que ocurre ahí se haga realidad en algún momento.

3x05: Men Against Fire

Si bien no es del todo malo, Men Against Fire deja de hacer impacto en el espectador. El episodio es una enorme crítica social sobre la xenofobia y la manipulación en una guerra librada entre los soldados Stripes (Malaquías Kirby) y Raiman (Madeline Brewer, Orange is the New Black) con criaturas llamadas «cucarachas». Personajes poco interesantes y un cambio de tendencia media seguida de un final decepcionante hacen que la experiencia en este episodios sea mediocre y sosa. Ni siquiera Michael Kelly interpretando un «duro hombre del gobierno» como lo hizo en House of Cards puede salvar el episodio. Sin ser malo, ya que plantea una interesante visión sobre la tecnología utilizada en un marco bélico, Men Against Fire es el episodio más débil de la temporada.

3x06: Hated in the Nation

La tercera temporada concluye con un episodios especial de una hora y media de duración que rinde homenaje a los dramas de detectives, pero con la habilidad que sólo esta serie puede hacer para poner al sospechoso como el líder de una campaña de odio que pide a la gente elegir a sus víctimas a través de amenazas de muerte por una avanzada aplicación estilo Twitter utilizando un hashtag especial. La detective Karin Parke (Kelly MacDonald), la Hacker Chloe ‘Blue’ Perrine (Faye Marsay, Game of Thrones) y todo un departamento de ciberdelincuencia están muy preocupados porque este fenómeno está sucediendo con cada vez más frecuencia, poniendo en práctica todo la idea central de la serie para reflejar el comportamiento de la sociedad actual y mostrar cómo su abuso puede llevar a extremos violentos y límites insospechados. Como así también plantea la preocupación de la humanidad sobre temas medioambientales. Sin duda una excelente episodio para terminar la temporada.


En general, Black Mirror suministra un nuevo año más satisfactorio. Tener el doble de episodios y un mayor presupuesto permitieron a Charlie Brooker y su equipo experimentar con diferentes temas, directores y ambientaciones, lo que funcionó para historias como «San Junípero», pero no así en otros como «Man Against Fire». El año de estreno también contribuye al contenido perturbador de la narrativa, abordando eventos que pueden ocurrir en cualquier momento en la sociedad. La serie es una necesaria reprimenda que muestra que debe existir la tecnología al servicio del hombre y cómo el hombre la ocupa a su antojo. Esta es una de las mejores series de la década por sus temáticas siempre en el presente, de contenido relevante y de pensamiento estimulante dada la calidad de sus artistas, escritores y directores.

Dado el alcance de Netflix, estos seis episodios seguramente resonarán y rondarán en nuestra mente por bastante tiempo… o, por lo menos, hasta la liberación de la cuarta temporada ya confirmada.

Black Mirror - Tráiler de la temporada 3 - Netflix [HD]

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend