En los últimos años cada vez es más difícil crear buenas comedias, especialmente las que tienden a durar más de una hora y su relleno se hace evidente, haciendo que no sea tan cómica como esperamos. En ese contexto. Santa Clarita Diet utiliza el absurdo como su carta maestra para atraer la atención dejándonos, inevitablemente, una pregunta: ¿cuál es el reto más grande que una familia puede superar para seguir unida?.

Netflix nos ha dado la oportunidad de poder ver, antes de su estreno este viernes 3 de Febrero, los primeros episodios de Santa Clarita Diet, su nueva serie cómica de 30 minutos. Sin caer en adelantos de la trama más allá de su sinopsis oficial, podemos decir que la serie gira en torno a Sheila (Drew Barrymore) y Joel Hammond (Timothy Olyphant), un matrimonio que trabaja como agentes inmobiliarios en Santa Clarita, un barrio populoso en Los Ángeles, Estados Unidos. Ambos tienen una hija adolescente, Abby (Liv Hewson), y viven una rutina normal, típico de cualquier comedia: conversaciones triviales, tienen problemas con los compañeros de trabajo, vecinos curiosos con los que mantienen cierto contacto, Sheila es una madre y esposa absolutamente común y corriente que llega a ser hasta aburrida por la rutina que lleva… pero de un día para otro tiene un cambio de actitud totalmente inesperado.

Sheile (Drew Barrymore) comienza a mostrar un comportamiento extraño

La vida tranquila de los Hammond sufre un cambio drástico cuando Sheila repentinamente se enferma y muere… pero sigue despierta sin ninguna explicación aparente. Sí, estamos frente a un tipo de historia zombie, pero nada parecido a lo que estamos acostumbrados a ver en la televisión en los últimos años. No es The Walking Dead, tampoco In The Flesh, menos IZombie y nada de Z Nation.

En los primeros 10 minutos del primer episodio ya nos damos por enterados de que algo extraño está pasando, la historia no te suelta en ningún momento y te deja un montón de preguntas que, suponemos, irán siendo contestadas a lo largo de los episodios. Santa Clarita Diet juega con lo grotesco y lo extraño para presentar la nueva dinámica entre Sheila y su familia, La serie se abre ampliamente a la banalización de las historias de zombies para llevar el género a un contexto “común” de una familia normal.

Los grandes momentos de Santa Clarita Diet se deben en gran parte a la increíble dinámica y química entre Drew Barrymore y Timothy Olyphant. Barrymore es espontánea, enérgica y vibrante, Mientras que Olyphant es libre y sin esfuerzo; es muy difícil no sentirse identificado con algunos de los personajes.

Santa Clarita Diet lleva un género que, prácticamente, se ha basado en el miedo y el terror a una situación cotidiana que puede resultar entretenida para algunos o aberrante para otros.

La serie se estrena el Viernes 3 de Febrero de 2017 en Netflix

Entretenida
8.5 10
[Primeras impresiones sin spoilers] Santa Clarita Diet "Santa Clarita Diet" lleva el genero zombie a la cotidianidad de una típica familia.
Historia 8
Gore 10
Actuaciones 8.5

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →