CHERNOBYL

[ANÁLISIS]: ¿Qué hace tan fascinante a ‘Chernobyl’?

Cuando HBO salió de la resaca de Game Of Thrones a mediados de mayo, el debate era sobre la próxima fantasía que capturaría al público, algo que parecía estar lejos de suceder, al menos durante algún tiempo. Y mientras la industria se rascaba la cabeza para encontrar un sustituto, un improbable thriller dramático y político sorprendió al público, convirtiéndose rápidamente en una de las series mejor valoradas de todos los tiempos: Chernobyl. Por supuesto, la creación de Craig Mazin, que cuenta la historia del desastre nuclear de 1986, no será un sustituto de Game Of Thrones, ya que en su país natal, Estados Unidos, la serie de cinco episodios ya ha terminado. Pero Chernobyl llamó la atención por demostrar un interés diverso y sorprendente del público en general.

Chernobyl apareció con poca publicidad y fue a partir de esos casos que cogió al público por sorpresa y se extendió con el boca a boca. En las últimas semanas, fueron los informes sobre las redes de Twitter los que ayudaron a promoverlo. Actualmente, Chernobyl está en la cima de las series mejor valoradas en IMDb, y aunque esto puede ser un síndrome de excitación pública, que acaba de maratonear a la miniserie, la producción de HBO merece estar allí arriba en la lista.

El trabajo es, en primer lugar, sorprendente en todos los sentidos. Chernobyl surgió de la mente del guionista de Scary Movie o The Hangover y está dirigida por Johan Renck, más conocido por su trabajo en vídeos musicales y, más recientemente, por episodios de Breaking Bad, Bates Motel y Vikings. La asociación resultó en un admirable trabajo de investigación y compromiso con la estética que no se ve todos los días en la televisión. Los cumplidos no vinieron sólo de este lado del mundo; como una serie estadounidense que cuenta una historia soviética, Chernobyl sería naturalmente el blanco de críticas de ese lado, y lo fue. Pero el número de críticos rusos que elogian la fidelidad de la producción a la realidad es sorprendente. En Twitter, el periodista ruso Slava Malamud viró con sus comentarios sobre cada episodio: «Es casi inconcebible que un programa occidental trabaje en esta cantidad de detalles para retratar auténticamente la vida soviética de esta época, sabiendo perfectamente que su público objetivo nunca apreciará el esfuerzo ni lo entenderá realmente«.

chernobyl

Pero, ¿qué hace que Chernobyl, una serie dramática, pesada y lenta, sea tan atractiva para el público en general? Hay, de hecho, innumerables factores. La elección del tema es un factor casi extrañamente obvio: ¿por qué no hay un documental sobre Chernóbil en las grandes plataformas? En la manía de Netflix por distribuir producciones basadas en tragedias, asesinatos e historias reales de casos policiales, es intrigante que no haya habido todavía un trabajo que explorara el mayor desastre nuclear de la historia. El público ya estaba probado, HBO acaba de darse cuenta y aprovechó la oportunidad antes. La buena noticia es que esto no ha ocurrido apresuradamente.

La extensa investigación sobre el accidente real es algo visible en cada uno de los capítulos de Chernobyl. Mazin estaba preocupado por las costumbres de la época hasta el más mínimo detalle, algo que puede pasar desapercibido para el público, por ejemplo, pero que no escapa al espectador ruso, que, por cierto, contribuyó a hacer de la serie un éxito: «Chernobyl es más cierto que cualquier serie occidental sobre Rusia«, dijo Malamud. Por supuesto, no estuvo exenta de críticas por parte del antiguo mundo soviético, y con cinco episodios centrados en las mentes y las vidas de las personas en ese país, se encontraron detalles incorrectos, como la forma en que los soldados rusos sostienen los rifles, por ejemplo.

Cuando se trata de un país reservado y distante, más aún en tiempos de la Guerra Fría, es difícil juzgar desde lejos lo que realmente es una representación perjudicial de la sociedad rusa para los rusos. Pero Chernobyl llama la atención, como mínimo, sobre la representación perfectamente humana de los rusos, algo raro de ver en las grandes producciones estadounidenses. No hay acentos exagerados ni una idea ridícula de la psicología soviética. Toda intención y comportamiento de los personajes es comprensible, incluso la negación de aquellos que estuvieron en la planta desde el principio. Según Ilya Shepelin del Moscow Times, gran parte de las críticas del pueblo ruso a Chernobyl surgieron de un resentimiento: «El hecho de que un canal estadounidense, no ruso, nos hable de nuestros propios héroes es un factor vergonzoso para los medios de comunicación pro-Kremlin«. Esta es la verdadera razón por la que encuentran errores en Chernobyl. No es de extrañar que ya se haya anunciado una producción rusa sobre el desastre nuclear, centrada en la teoría de que un agente de la CIA fue enviado a la planta con intenciones de sabotaje.

Chernobyl es una historia universal. Es un caso cuyas consecuencias han sido únicas en la historia de la humanidad, pero sus motivos -arrogancia, mentiras, desinformación y fragilidad humana- son elementos eternos. Mazin explicó esto perfectamente a Cinema Blend: «Al final, lo que pasó no fue por una persona con malas intenciones, eso es algo para cuentos de hadas. Cuando dejamos este reino, no hay villano. No es una persona, sino un conjunto de debilidades humanas que requieren que nos examinemos a nosotros mismos«.