CHERNOBYL

7 grandes momentos que dejó ‘Chernobyl’

El departamento de investigación de HBO merece todos los elogios por la increíble forma en que se ha construido la historia de Chernobyl.

La miniserie fue elogiada por los críticos más exigentes por su preocupación de mostrar detalles minuciosos de lo que realmente sucedió durante el peor accidente nuclear de la historia de la humanidad.

La mayoría de los personajes de Chernobyl se basan en personas reales, y la mayoría de los eventos mostrados ocurrieron en Pripyat. Echa un vistazo a los 7 momentos más impactantes de Chernobyl que realmente ocurrieron en la vida real.

El gobierno soviético trató de encubrir el desastre

Es un consenso histórico que el gobierno soviético trató de encubrir el desastre de Chernóbil. El clima en ese momento era de Guerra Fría, y lo último que necesitaba la Unión Soviética era un desastre nuclear en sus manos, ya que el Partido Comunista estaba orgulloso de la potencia energética soviética. Incluso el ingeniero jefe de la central nuclear se negó a creer que el núcleo del reactor había explotado, incluso después de los testimonios de los testigos presenciales. Incluso tratando de encubrir el accidente, el gobierno tuvo que actuar rápidamente para evitar la propagación de la radiación y la contaminación desde gran parte de Europa. La evacuación de Pripyat, por ejemplo, sólo comenzó 36 horas después de la explosión del reactor.

Sacrificio de los trabajadores

 

En varios momentos de la serie, los responsables de los esfuerzos para contener el accidente, como Valery Legasov y Boris Scherbina, reflexionan sobre el hecho de que están enviando hombres a la muerte. Eso realmente sucedió. En el momento del accidente, más de 100 personas directamente involucradas en la central nuclear murieron por los efectos de la radiación. Con el tiempo, el número de muertes creció exponencialmente. Años después del accidente, alrededor de 90.000 ciudadanos soviéticos murieron por síntomas relacionados con el accidente. Como explicó Legasov, los que no mueren inmediatamente después de la exposición a material radioactivo están condenados a morir de cáncer años después.

Manipulación de la información

Para proteger el sistema nuclear soviético, el gobierno comunista trató de difundir la idea de que los efectos de la radiación no eran tan peligrosos. Altos funcionarios del gobierno apoyaron a los científicos que afirmaron que la radiación de Chernobyl era tan inofensiva como una radiografía. El momento se mostró en el segundo episodio de la serie y realmente ocurrió en la vida real.

Problemas de contención

Los primeros efectos de contención después de la explosión del reactor fueron completamente inadecuados, y la mayoría fueron realizados por empleados no capacitados que sólo querían ayudar como podían. Los bomberos lucharon contra las llamas sin protección corporal ni máscaras de radiación. Los empleados del hospital trabajaban sin guantes y muchos funcionarios del gobierno ignoraban los hechos mostrados por los científicos.

Vigilancia de la KGB

Al igual que todo lo demás que ocurrió en la Unión Soviética, la catástrofe de Chernóbil también contó con la vigilancia constante del KGB. La agencia de seguridad (y espionaje) vigilaba directamente a todos los implicados en la contención del accidente, e incluso arrestó a Ulana Khomyuk por querer saber demasiado (Aunque este hecho figurara dentro de lo inventado por la serie).

La evacuación

En lugar de evacuar inmediatamente las ciudades cercanas a Chernóbil, el gobierno prefirió evitar que la gente entrara o saliera de las ciudades. Además, se cortaron las líneas telefónicas para «evitar la difusión de información errónea». Después de mucha insistencia de los expertos en energía nuclear, la evacuación finalmente ha comenzado. Sin embargo, cientos de personas morirían por una exposición excesiva a la radiación, que podría haberse evitado si la evacuación hubiera comenzado antes.

Sólo el comienzo

El episodio final de Chernobyl debería mostrar en parte los efectos duraderos del desastre nuclear de Pripyat y de toda Ucrania. Incluso hoy en día, la zona de Chernóbil está aislada, ya que los niveles de radiación tardarán cientos de años en controlarse. Sin embargo, gracias a los esfuerzos de valientes representantes del pueblo soviético, toda Europa se ha salvado de una ola de destrucción radiactiva que podría haber acabado con la vida en gran parte del continente.