The End of the F***ing World

[REVIEW TEMPORADA 2] The End of the F***ing World: Es lo mismo pero no es igual

Una pequeña bomba bajo una gran influencia de cultura pop, The End of the F***ing World, se convirtió rápidamente en esta cosa nueva y conmovedora que había que ver a finales de 2017, y especialmente a principios de 2018, cuando la serie de Charlie Covell (adaptada de la novela gráfica homónima de Charles Forsman) fue lanzada internacionalmente en Netflix, después de una primera emisión más discreta Por Channel 4, Alyssa y James parecían haber salido de una película de Quentin Tarantino. Se sintieron abrumados por su fuga estilo Bonnie y Clyde cuando se encontraron con un auténtico psicópata. Este homenaje referenciado (Badlands, True Romance, Thelma y Louise) a los locos romances del cine americano terminó con un plano, que tal vez parecía llegar al fin de James.

Un final romántico y trágico, tan apreciado por los amantes de los finales abiertos o considerado como inacabado por los aficionados a las resoluciones claras y nítidas. Por lo tanto, estos últimos estaban encantados de saber que, dado el éxito internacional, The End of the F***ing World volvería por segunda vez. Pero las dudas eran claras: ¿Cómo superar el clímax de esta perfecta temporada 1, divertida, con humor de mierda, escenas explosivas? La respuesta de Charlie Covell es clara: no se trata de superar las emociones que nos trajo la primera temporada, que corresponde a la crisis de adolescencia de Alyssa y James, sino de explorar las consecuencias de lo que les pasó a los dos adolescentes.

No queremos ahondar mucho en la trama de la serie debido a que se podrían cometer spoilers, pero podemos decir, por ejemplo, que Jessica Barden es más abrumadora que nunca en la piel de una Alyssa traumatizada, que no sabe cómo lidiar con lo que ha sufrido (un intento de violación por un psicópata, luego su sangriento rescate por James, en defensa propia). Sin mencionar traumas más profundos como su relación tóxica con su madre y un ex padrastro que la acosó sexualmente. Y su última decepción: se sintió abandonada por James. Sus ojos tristes, el dolor y la pena corren a lo largo de toda la temporada. Es porque estamos viendo un período muy difícil de reconstrucción después de un trauma: Alyssa intenta sacar la cabeza del agua, a veces con torpeza, pero que la traen constantemente de vuelta, atrapada por su psique en esta habitación donde Clive la atacó. De ahí la cantidad de flashbacks que esmaltan estos ocho episodios, en forma de flashes subliminales. Son muchos, pero sirven para hacernos entender el estado de ánimo de Alyssa.

En The End of the F***ing World, nada va según lo planeado, y los personajes se enfrentan constantemente a la ironía de la vida. Durante años, Bonnie (Nuevo personaje, interpretado por una excelente Naomi Ackie) ha soñado con vengar la muerte del único ser que amaba, y es otro hombre al que matará por accidente. Su fantasía de venganza se evapora a medida que comprende quién era la persona que creía que realmente amaba. «¿Qué hago con todo este dolor?», pregunta ella, sollozando. «No lo sé», contestó Alyssa, cuya frase favorita desde el principio de la serie es la contraria a lo que suponemos que podría pensar.

Esta segunda temporada de The End of the F***ing World, puntuada por nuevas composiciones folklóricas de Graham Coxon (de Blur), toca el corazón. Si bien pierde algo de la diversión de la primera temporada, la serie nunca se deshace del humor oscuro y de las escenas insólitas (como aquel policía que aparece en la cena de Alyssa, no entiende nada de lo que está pasando, y se toma todo su tiempo…) que conforman su identidad.

Detrás del aparente cinismo y las actitudes despreocupadas de ambas partes se encuentran personajes que carecen de amor o son incapaces de compartirlo de una manera saludable. Y a pesar de la tristeza que se vive esta temporada, que podría ser la última (Charlie Covell no quiere una 3ª temporada), la serie termina con un rayo de esperanza. Porque debajo de los «fucks», las decisiones cuestionables y el derramamiento de sangre, The End of the F***ing World es una de las historias de amor más conmovedoras (y displicentes) que se han visto recientemente en una pantalla.

¿Dónde ver The End of the F***ing World?

La serie está completa en Netflix.

https://www.youtube.com/watch?v=7hSm9qYf4TQ