[REVIEW] ‘Mr Robot’ cierra su historia con broche de oro

A veces puede ser muy difícil verter sentimientos particularmente fuertes e intensos en una página -- o pantalla. Y es curioso cómo muchas veces la dificultad surge del hecho, casi egocéntrico, de querer transmitir de la mejor manera posible lo que se siente, sin pérdida de datos. Este es el temor más angustioso, la posibilidad de que algo importante para el escritor pueda quedar fuera en un momento fatal de olvido. El final de Mr. Robot representa la esencia de un caso similar: incluso días después las emociones que nos ha dejado la revolución de Elliot (Rami Malek) son tan envolventes, duraderas y totalizantes que desencadenan un deseo irresistible de transmitir todo a la perfección.

Este es el nivel de satisfacción emocional que el brillante creador de la serie, Sam Esmail, ha logrado erigir a lo largo de los años, antes de terminar en un clímax inolvidable.

Antes que nada, hagamos una breve recapitulación: Elliot ha descubierto que su grito de rebelión contra la mayor corporación del mundo, E-Corp, sólo ha sido un instrumento en manos de Zhang, alias Whiterose (BD Wong), y su Dark Army. A partir de ese momento, el joven hacker se convierte, a todos los efectos, en un lacayo de su archienemigo, obligado a obedecer por la amenaza de muerte que pesa sobre él, pero sobre todo sobre su hermana Darlene (Carly Chaikin). Y es a este Elliot al que encontramos al principio de la temporada, un personaje enfadado y frustrado, impulsado por la desesperación de hacer movimientos fuera de toda lógica. En su cabeza, a pesar de los sinceros llamamientos de Mr. Robot (Christian Slater), el juego no puede terminar así, porque el 1% debe pagar su voluntad para enfrentarse a Dios.

Esmail pinta de inmediato el primer gran cambio de perspectiva de la temporada, ya que de los primeros compases se desprende que a Elliot ya no le mueve el deseo de cambiar el mundo o de hacer la mayor redistribución de la riqueza de la historia de la humanidad, sino todo lo contrario. Lo único que importa es proteger a Darlene y para lograrlo no importa cuántos inocentes tengan que ser arruinados, chantajeados, engañados. Es una versión distorsionada y truculenta de una revolución acorralada, en su último suspiro, incapaz de pensar más allá de las consecuencias inmediatas de sus repercusiones. Pero no hay otro camino, no hay aire, no hay tiempo, no hay espacio para maniobrar, es la causa justa que se curva hacia el instinto más primordial conocido por el ser humano: la supervivencia.

Conceptualmente, es uno de los momentos más fascinantes de la serie. Sin embargo, al mismo tiempo, es el eslabón débil de la temporada. Son interludios con una gran dosis de adrenalina y pintan centros cruciales para los acontecimientos y la caracterización de los personajes, sentando las bases para un magnífico clímax, entre otras cosas. Sin embargo, es innegable que la operación de anulación y deconstrucción de los ideales de Elliot ha implicado engorrosos sacrificios, tanto desde el punto de vista estético y experimental típicos de Esmail como a nivel exquisitamente narrativo. De hecho, hay algunas concesiones demasiado forzadas a elementos que tienen muy poco que ver con la serie, la más obvia de las cuales es una inmensa explicación de las actividades subterráneas de Whiterose. Bueno, hay una pérdida, inevitable tal vez, pero aún así una pérdida de encanto en estas secciones. Pasajes necesarios, por supuesto, y a años luz de ser aburridos o redundantes, su defecto radica simplemente en estar un paso por debajo del estándar de calidad al que Mr. Robot nos ha acostumbrado.

La serie, sin embargo, desbloquea y abruma al espectador con un suntuoso festín que Esmail condimenta con una dosis de sofisticación y experimentación fuera de escala. Un episodio totalmente desprovisto de diálogos -con la excepción de una línea de apertura y cierre estrechamente unida- marcado sólo por los planos secuencia, el aliento de Elliot y la música navideña reinterpretada, otro episodio dentro de sólo dos escenarios dominadas por la finura del guión y el diálogo entre 3 personajes y nada más, son los ejemplos que destacan especialmente en este final.

Hay un verdadero arte en la puesta en escena de ciertas secuencias, una teatralidad, por no decir más, shakesperiana en la representación de las verdades ocultas en la mente perturbada de Elliot y sus reacciones, magistralmente interpretadas por un Rami Malek en estado de gracia. Es aparentemente inhumano que un programa de televisión pueda continuar con tal calidad durante tantos episodios, pero Mr. Robot es esto, atravesado por un nivel de esplendor -- directorial, narrativo y emocional -- inmenso.

Queda la espinosa pregunta de si Mr. Robot es uno de los productos más agudos de los últimos veinte años, capaz de asimilar la lección que enseñan los clásicos intemporales del cine -las citas de Fight Club se han desperdiciado desde la primera temporada- y de explotarlo para atacar quirúrgicamente algunos aspectos perversos del mundo contemporáneo. La explotación de todo un andamiaje económico a favor de la codicia de unos pocos, la burbuja anestesiante que puede suponer un uso deformado de los medios de comunicación social, los peligros de la tecnología que se deja desenfrenada, el conmovedor y angustioso dilema existencial que desgarra al ser humano, todas estas -y muchas otras- son realidades que la serie siempre ha puesto de relieve a través de monólogos. Y de alguna manera siempre nos ha mostrado la solución: levantarse contra los que juegan a ser dioses y consideran nuestra existencia como un número trivial prescindible.

Pero, ¿y si el mensaje es, en cambio, en muchos sentidos contrario? No en la dirección de ignorar a los que juegan a ser Dios, seamos claros. ¿Puede el cambio -fundamental para señalar que al final ya no nos referimos a una revolución, sino sólo a un cambio- cambiarse a una forma mucho más íntima y personal? Esmail, en el curso de una serie final compacta y desbordante de pura elegancia, parece querer chocar con tal pregunta: ¿tenemos todos que ser hackers de la sociedad para hacer el cambio? ¿Realmente tenemos que ser cínicos, ateos, incrédulos, deprimidos y sociofóbicos?

¿Tenemos que ser Elliot? Pero entonces, ¿quién es realmente Elliot? Mr. Robot se toma su tiempo para aclarar todo y enviar un mensaje tan universal como optimista sobre la humanidad, que no borra de ninguna manera la pesada crítica a nuestra sociedad o a nuestro carácter. Sin embargo, nos hace conscientes e involucrados, nos invita constantemente a trabajar en nosotros mismos y a aceptar nuestras responsabilidades, sin culparnos, por cómo funciona el mundo, cambiando las cartas sobre la mesa por un último tiempo maravilloso. Un cierre escalofriante.

¿Dónde ver Mr Robot?

Las tres primeras temporadas están disponibles en Amazon Prime Video. La cuarta y última temporada se estrenará prontamente.

Mr. Robot Season 4 Trailer | 'A Showdown Between Elliot & Whiterose' | Rotten Tomatoes TV

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend