the affair showtime netflix

[REVIEW TEMPORADA FINAL] ‘The Affair’: El lastimoso final de una serie perdida

Finalmente (Y lo decimos entre pena y alivio) The Affair concluyó. La creación de Sarah Treem y Hagai Levy pasó por un período de grandes cambios después de que Ruth Wilson anunciara su repentina partida. Poco después, Joshua Jackson, que interpretaba a su marido, también saltó del barco y los seguidores de la serie, perplejos, se encontraron con la certeza de una quinta temporada sin la fuerte y necesaria presencia de lo que era la pareja realmente interesante de la serie. Alison y Cole tuvieron problemas porque vivieron una tragedia inmensa y trataron de entender la vida desde este punto de vista terrible. Noah (Dominic West) y Helen (Maura Tierney) eran egoístas, viviendo en turbulencia porque no admitían el aburrimiento de sus propias vidas. Bueno, para esta última temporada, desafortunadamente nos quedamos con ellos.

Todo ha sido siempre sobre Alison, para bien o para mal. Y en el caso del año pasado, sólo para el mal. La serie ganó notoriedad por ser un gran estudio de personajes, tener secuencias de misterio y ser un tratado constante sobre el dolor y la miseria del alma. Pero cuando ponemos la trama en perspectiva, fracasa en una idea primordial: la de confrontar las razones y las bases sobre las que se sustenta un caso extramatrimonial. Después de este final, mirando hacia atrás, es como si la serie sólo confirmara lo que las voces misóginas de nuestra historia han dicho desde el principio de los tiempos: es culpa de la mujer, ella seduce, ella destruye y si paga por ello, entonces quizás las cosas vuelvan a la normalidad.

Nunca sabremos cuáles eran los planes para la temporada final si Wilson y Jackson hubieran continuado. Pero la marcha de la actriz tras varias declaraciones sobre la desigualdad salarial hace que la trama de la serie sea aún más alarmante. El personaje de Ruth Wilson fue demonizado sexualmente por todos los que la rodeaban, entendida sólo por su ex-marido, y en la cuarta temporada fue finalmente llevada a un cambio positivo. Murió asesinada por un hombre que no aceptó su voz. La actriz fue retirada de la serie por la misma razón (recientemente admitió que fue retirada contra su voluntad). El panorama general es bastante irónico, ya que Jackson, el socio directo de Wilson, también dejó la producción y The Affair terminó con Noah y Helen recogiendo las migajas en el camino.

El quinto año comienza con un salto en el tiempo y el funeral de Vik (Omar Metwally), muerto de cáncer que ya había sido anunciado el año anterior. Noah está a punto de empezar a producir una película basada en el libro que escribió sobre la aventura con Alison. Una vez más, las personas que rodean a los demás protagonistas son tóxicas o tan problemáticas como ellos. La conexión de Helen con la estrella que interpretará a Noah en la película, por ejemplo, es uno de los trucos agotadores que ayudan a crear el aura de antipatía que rodea a la pareja principal. Noah continúa incluso su comportamiento errático con todas y cada una de las mujeres que se cruzan en su camino, siempre actuando como si fuera víctima de las circunstancias, protegido por un guión que, en un intento de humanizarlo, perdona todo lo que hace.

El otro final de temporada es aún más extraño. Los creadores decidieron mantener a Alison en la serie avanzando varios años en el futuro y mostrando que su hija, Joanie (Anna Paquin), heredó todos los problemas de su madre. No importa el tiempo que pase, Alison sigue siendo juzgada hasta la muerte. La producción de la serie se esfuerza por crear un futuro tecnológicamente frío, como si fuera un episodio de Black Mirror. El resultado, sin embargo, se desconecta y cada vez que un episodio salta a la trama de Joanie, parece que estamos viendo otra serie. Tampoco hay una justificación plausible para la autodestrucción del personaje, y si no fuera por la ingeniosa presencia de EJ (Michael Braun), este complot sería un completo desastre.

La serie ensaya un juicio justo por los crímenes misóginos de Noah, pero las mujeres en The Affair son siempre retratadas como neuróticas, destructivas, oportunistas o seductoras. Las diferencias entre las versiones de Noah y Helen para ciertos eventos se limitan a aspectos visuales, porque, al final, los guiones no quieren castigar o criticar a Noah, sólo quieren convertirlo en un héroe sufriente. Y se dedican a esto, redimiendo la relación entre él y Helen como si fuera una hermosa historia de amor, perturbada por el encuentro con Alison, la ninfa lujuriosa, la Eva demoníaca que terminó sin ningún derecho a cosechar los frutos de su propia redención.

Ya al final de la historia, el futuro reaparece para revelar los destinos de los que hemos seguido durante años y allí está Noah, juguetón, intacto, transmitiendo un mensaje de paz mental a Joanie, la hija de la mujer por la que no tenía casi ningún respeto. Es chocante que en una serie que se suponía debía ofrecer los beneficios de la perspectiva femenina frente a esta enfermedad cultural que culpa a las mujeres por todo, las propias mujeres hayan sido castigadas con la muerte y ese hombre, que lo desestabilizó todo, termine sano, casi eterno, bailando feliz en la cima de una hermosa montaña. Los creadores pueden haber pensado que era poético, pero es patético y ridículo. Este asunto fue demasiado lejos, en el tiempo, en las ideas y en los resultados mismos.

¿Donde ver The Affair?

La serie está disponible, hasta la temporada 4, en Netflix.