medical police netflix

[REVIEW] «Medical Police» es un parodia no tan divertida

He visto los últimos episodios de Medical Police y sinceramente no sé por qué. El tráiler de la nueva serie de comedia lanzada en Netflix el 10 de enero ya era semi-divertido y, en retrospectiva, también anticipaba algunos momentos sorpresa. Pero tenía la esperanza de una sorpresa y el deseo de nuevas cosas divertidas. Por lo cual, Medical Police es tan nuevo como divertido… aunque no tanto. En realidad, es un derivado directo de la serie Childrens Hospital (Adult Swim), que parodiaba a series médicas. Esta vez se trata de thrillers de espías y médicos.

La pregunta que surge de nuevo es, ¿por qué terminé de verlo? Por un lado, claro, porque había que cumplir con nuestro deber de contarles nuestra experiencia, para que ustedes no tengan que hacerlo. Pero en realidad también porque no era tan malo después de todo. Como en un accidente automovilístico del cual no podía apartar la vista. Porque acá se representa conscientemente el sinsentido, eso ya es notable. Al final, tienes que ser consciente del factor de la parodia. Esta no es una serie seria, al contrario, ni siquiera se toma en serio. Nos recuerda más bien a clásicos como Y Dónde está el Policia, en cuanto a exageraciones, ingenuidad vivida en su forma más pura con gags visuales literalmente baratos. En medio hay algunas ideas originales, que llevan a algunas sonrisas, y en general Medical Police es aún más estricta en su estupidez que algunos dramas maduros de alto presupuesto. Esto se debe a que los agujeros de la trama y las inconsistencias que aparecen en abundancia siempre se abordan directamente como tales y, en última instancia, sirven como un retrato parodicioso de los errores en las series «reales». Así que también se podría decir que ¿todo lo que es malo de Medical Police es en realidad sólo un espejo consciente de la cultura de la televisión? Bueno, entonces es más que eso.

Punto aparte, creemos que el llamado para tener un reparto de estrellas de Hollywood fue así: «Tenemos un nuevo proyecto para ti. Una serie en la que dos médicos están en una misión secreta para encontrar el origen de un virus mortal y debes tener una mini participación como experto en toboganes de agua«. Pero por un lado Netflix está al otro lado de la línea, por otro lado la lista de actores ya tiene uno o dos actores de televisión conocidos para ofrecer. Entonces, ¿por qué debería Jon Hamm (Mad Men) aceptar? ¿O Jason Schwarzman (Mozart in the Jungle, Fargo)? ¿O Fred Melamed (New Girl, Brooklyn Nine-Nine)? ¿O Michael Cera (Arrested Development)? ¿O Craig Robinson (The Office, Ghosted)? ¿O Joel McHale (Comunnity)? O… Vale, pararé. De todos modos, hay un número sorprendente de estrellas invitadas en la trama.

Y hay que reconocer que todos ellos – especialmente los dos actores principales Erinn Hayes y Rob Huebel – consiguen que los chistes se transmitan con una seriedad sorprendente. En cierto modo, esto también merece admiración. Y, aparte de las bromas, hay incluso algunas expresiones faciales más sutiles que se pueden ver. Sin embargo, al final todo es un trozo de cartón frito con una gran mancha de salsa y deliciosamente servido con una cosa que destaca por encima de todo: a la larga es un trozo de cartón.

Medical Police es una serie cuando no quieres que te desafíen demasiado. Por lo que no quiero decir que la serie es completamente estúpida. Algunas de las referencias son en realidad bastante inteligentes y se aprecia el amor que ha entrado en algunos de los gags. Sin embargo, a pesar de todo, se echa de menos el gran humor y la historia se siente bastante larga a lo largo de los diez episodios y no está bien contada en términos de dinámica. Pero como dije: Es todo una parodia.

¿Dónde ver Medical Police?

La serie está disponible en Netflix.