[OPINIÓN] El buen final de ‘The Good Place’

Adiós. Los felices fallecidos se despidieron esta semana con el último episodio de The Good Place. Un magnífico final de una hora (que está disponible en América Latina por Netflix), que honró perfectamente esta increíble comedia. Una comedia única, divertida, rebosante de energía, dopada con cultura pop, y capaz de desarrollar en paralelo una profunda reflexión sobre la naturaleza humana, la eternidad y el fin de la vida. ¡Eso es todo!

«Cuando creamos la serie, pensamos que la filosofía no debería ser sólo marginal. Tenía que ser el corazón de la serie. Nuestros personajes iban a hablar de filósofos, de libros importantes, y al mismo tiempo, íbamos a contar muchos chistes y muchas historias conmovedoras. Eso es lo que hace que esta serie sea tan especial al final«, dice el creador Mike Schur en EW. En realidad es un buen resumen de The Good Place, un perfecto combo entre los chistes de protesta y las complejas ideas sobre la ética moral. La demostración irrefutable de que se puede ser divertido en la televisión sin sacrificar la reflexión. Con este mensaje humanista pegado al cuerpo y llevado por nuestros cuatro héroes: todos podemos mejorar y finalmente convertirnos en buenas personas, si los demás nos ayudan, claro.

«En la temporada 2, la serie defendió una posición cercana a la de Aristóteles«, explica Mike Schur. y agrega:

«La forma de mejorar tu ética personal es hacer cosas buenas, una y otra vez. Luego se confió mucho en Tim Scanlon (un filósofo americano contemporáneo) que dice que tu felicidad depende enteramente de tu capacidad de hacer las paces con los que te rodean. Nos dice: ‘Si vienen con reglas, deben encontrar reglas que los demás no rechacen’. Así es como sabes que es una buena regla. Y también hay un poco de Immanuel Kant en el show, porque Chidi es kantiano…»

¡Atención a los spoilers de abajo!

Sí, la filosofía relacionada con nuestra vida en la Tierra y sus consecuencias en el más allá, fue uno de los grandes éxitos de The Good Place. Debemos recordar que al principio, Eleanor, Tahani y los demás estaban lejos de ser modelos de virtud. Es incluso el gran giro al final de la temporada 1, uno de los más bellos giros en nuestras pequeñas pantallas durante la última década: no, no habían sido realmente aceptados en «The Good Place». El Buen Lugar no era para ellos. De hecho, eran sólo los conejillos de indias de un experimento demoníaco, llevado a cabo por el Infierno para torturar un poco más a las almas perdidas. Una revelación impactante, absolutamente brillante, que marcará la serie hasta su final. ¿Cómo puede uno, del golpe, merecer su lugar entre los Ángeles?

La cuestión es espinosa, pero fue abordada con malicia, por los autores. The Good Place ha hecho suya esta cuestión teológica en las siguientes temporadas. No todo era perfecto y el comienzo de la cuarta temporada parecía a veces muy anecdótico. Pero como cualquier gran serie, estos pequeños bajos fueron compensados en gran parte por grandes altos. Los últimos episodios fueron de una rara inteligencia, especialmente para una comedia, retomando el tema de la eternidad. ¿Qué haríamos con la eternidad, si existiera? «La verdadera alegría está en el misterio», confirma Eleanor, en los últimos segundos de la serie. La joven está a punto de dejar el Paraíso detrás de ella para saltar a lo desconocido, a la nada. Porque tiene que haber un final. A todo. Una conclusión sublime, llena de emoción y que habla de la aceptación con melodiosa serenidad.

Entonces, ¿deberíamos preocuparnos por lo que pasa después del final de la vida? Tienes la respuesta.

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend