[REVIEW TEMPORADA 5] ‘Better Call Saul’: No hay vuelta atrás

Las últimas palabras pronunciadas en la cuarta temporada de Better Call Saul fueron «it’s all good man!», palabras que hicieron que la transformación de Jimmy McGill en Saul Goodman fuera cada vez más concreta e infundió dudas en Kim. ¿Quién es Jimmy realmente? ¿Cuántas concesiones puedes hacer antes de llegar al punto de no retorno? En el otro frente, donde Mike, Gus Fring y Lalo Salamanca están involucrados en un peligroso juego de poder, debemos enfrentar las consecuencias del asesinato del ingeniero Werner Ziegler, un evento decisivo para el destino de lo que será el laboratorio donde vimos a Walt y Jesse trabajando.

Es sobre estos elementos que se desarrolla el episodio estreno y los siguientes de la quinta temporada y disponible a partir del 24 de febrero de 2020 en Netflix. La serie creada por Vince Gilligan y Peter Gould había estado ausente de nuestras pantallas durante casi dos años, una espera casi insoportable para aquellos que han sido capturados por la habilidad narrativa, la perfección estilística y la profundización de la psicología de los personajes mostrados hasta ahora. Los primeros episodios de esta nueva temporada sientan las bases de lo que promete ser una temporada llena de tensión y decisiones difíciles.

Podemos ver a Jimmy abrazando su nuevo ser cada vez más, aunque en esta primera fase lo hace principalmente en la esfera profesional. No quiere seguir siendo el hermano perdedor de Chuck (una figura muy engorrosa a pesar de su muerte) y le vemos dar los primeros pasos para construir una clientela, gracias a una venta de teléfonos en la que Odenkirk muestra una vez más la capacidad de interpretar a un personaje tan histriónico, capaz de diversas iniciativas y actuaciones a veces brillantes, en este caso la idea de vender teléfonos con su número grabado en la marcación rápida, para que esté fácilmente disponible para los clientes potenciales. Jimmy/Saul parece incuestionable sobre las elecciones que debe hacer y parece estar dispuesto a perseguir sus objetivos sin verse frenado por los escrúpulos o tener que hacer compromisos, especialmente con su propia conciencia.

La sensación es que, en los próximos episodios, Kim tendrá que tratar de entender cuánto hay de Jimmy en Saul y viceversa, pero también cuánto está dispuesta a «comprometerse» con acciones moralmente dudosas antes de empezar a ver a su amado como una causa perdida sin remedio. El primer juego fue ganado por Saul, capaz de convencerla de doblar la verdad para lograr un objetivo, pero Kim es una cuerda que está a punto de romperse y tendrá que sondear su alma para entender qué dirección tomar.

El otro gran bloque narrativo de esta temporada se centra, en cambio, en el enfrentamiento entre Lalo (Tony Dalton) y Gus (Giancarlo Esposito), que están llevando a cabo una guerra silenciosa librada con astucia, secretos y mentiras. Los dos se enfrentan debido a una larga coincidencia de metanfetaminas entre las proporcionadas por Gus a Salamanca y las descubiertas por Lalo.

Entre los dos fuegos tenemos a Nacho (Michael Mando), que la temporada pasada fue obligado por Gus a decirle los movimientos del enemigo y ahora será fundamental como dispensador de información, mientras que Mike (Jonathan Banks) quiere alejarse de todo esto.

Aunque desde fuera parece el imperturbable y eficiente Mike de siempre, su alma se estremece por la partida de Werner. Lo vemos cuando les da a los trabajadores alemanes tickets de vuelta a casa: el odioso Kai (Ben Bela Böhm) recibe un puñetazo por manchar la memoria de Werner con un comentario que muestra poca sensibilidad, mientras que no reacciona cuando Casper (Stefan Kapicic) le recuerda que «él valía 50 de ti». El regreso de los trabajadores de la construcción a Alemania se debe a la interrupción de la obra: la muerte de Werner ha planteado demasiadas preguntas, Lalo está respirando en el cuello de Gus y por lo tanto las prioridades han cambiado.

Los primeros episodios representan el bienvenido regreso de Better Call Saul, una serie que a lo largo de los años ha ganado su propia identidad (alejándose de la definición de un simple spin-off) y que puede estar junto a Breaking Bad entre los mejores productos de serie que existen. Como en años anteriores, comienza sin prisas, reelaborando cuando ocurrió en el final de la cuarta temporada y sentando las bases de los conflictos (ya sean internos o armados) que caracterizarán los próximos episodios. Saul Goodman finalmente se ha asomado, nos ha mostrado una vez más sus habilidades dialécticas y está a punto de devorar el alma de Jimmy.

¿Dónde ver Better Call Saul?

La serie está disponible semanalmente por Netflix.

Better Call Saul Season 5 Trailer | Rotten Tomatoes TV

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend