netflix

[REVIEW] ‘Hollywood’: Un envase vacío con un bonito envoltorio

Nip/Tuck, Glee, American Horror Story, Pose… todas estas obras en la pequeña pantalla tienen un denominador común. Detrás de cada uno de ellos está Ryan Murphy, un magnate de la industria en serie que, año tras año, ha hecho de la diversidad su credo. Persiste con esos tópicos y creó su segunda producción bajo la égida del todopoderoso Netflix: Hollywood. Una reescritura de una parte de la historia ingeniosa en la teoría, mucho menos en la práctica.

En esta miniserie dividida en siete episodios, Ryan Murphy y sus fieles colaboradores Ian Brennan (Scream Queens) y Janet Mock (Pose) retroceden en el tiempo para sumergirnos en el Los Ángeles de los años 40, período sacrosanto considerado como la edad de oro de Hollywood. Seguimos a varias personas cuyos destinos se entrelazan a lo largo de los capítulos: Jack, un ex-soldado que sueña con ser actor, Archie, un aspirante a guionista afroamericano, Avis, la esposa de un importante productor de cine… Como en un tablero de ajedrez, los peones caen en su lugar y se unen en torno a un objetivo común: producir Peg, un largometraje llevado por una mujer negra, un detalle escandaloso y verdaderamente revolucionario para la época.

Si hay algo que no podemos quitarle a Ryan Murphy en esto, es que la idea básica detrás de Hollywood es interesante. Aquí, el showrunner del programa establece una ucronía que, episodio tras episodio, se convierte en una utopía. Concibe un nuevo microcosmos de Hollywood en las antípodas de lo que fue en su momento: más inclusivo, menos misógino, menos homofóbico. Así que sí, estos defectos están presentes en toda la trama, pero gradualmente se desvanecen, pisoteados por la infalible esperanza de los personajes. Es hermoso, te hace soñar, pero a menudo, suena vacío por varias razones.

Por un lado, el propósito general de la serie es terriblemente incómodo. Hollywood retrata a los personajes minoritarios que dan lo mejor de sí para alcanzar la gloria a la que tanto aspiran. Sí, este camino hacia el reconocimiento está lleno de escollos. Por ejemplo, Camille, la joven actriz negra que consiguió el papel principal de Peg, recibe amenazas racistas por teléfono y ve su casa asaltada por una bomba molotov, después del anuncio de su casting, pero no importa, ella persiste. El impacto emocional que podría haber sufrido por estos delitos apenas ha rasguñado sus emociones. Porque después de todo, sólo hay un objetivo y una cosa a tener en cuenta: ganar los Oscars.

A grandes rasgos, los obstáculos que encuentran los personajes de Hollywood se eliminan con demasiada facilidad. El resultado es un mensaje bastante confuso: si las minorías de la época no lograron superar la discriminación inherente a ese período es porque no perseveraron lo suficiente. Después del visionado, se tiene la amarga impresión de que la serie, tal vez sin ser consciente de ello, culpa a las víctimas, descuidando muchos de los mecanismos discriminatorios de la primera parte del siglo XX. Todo esto, en beneficio de una historia que pretende ser inspiradora, ciertamente, pero que huele un poco mal.

El carácter de Camille, mencionado anteriormente, es de lejos el más frustrante. Como una marioneta, existe sólo por lo que representa y nunca por lo que es. Su personaje es lo más unidimensional posible: encarna la comunidad afroamericana y nunca es más que una abanderada de ello, sin tener una profundidad real más allá de su implicación histórica con Peg. La culpa, quizás, es de un desarrollo demasiado corto por tratarse de una miniserie que se habría beneficiado de un mejor mejores ideas con más tiempo.

Por otra parte, se habría beneficiado de dar menos tiempo a algunos como Jack Costello, un héroe arquetípico cuya existencia está lejos de ser indispensable. Especialmente llegamos a pensar que Ryan Murphy una vez más quiso reciclar a uno de sus medianos pero muy lindos actores blancos, en este caso David Corenswet, atrapado en su otra serie The Politician.

Hablando de actores promedio, Hollywood tiene muchos. Laura Harrier se esfuerza por hacer entrañable a Camille, podemos culpar a un guión que por desgracia le ofrece poco que explorar. El actor Jake Picking, debutante en esta miniserie, también ofrece una actuación bastante plana bajo la apariencia de Rock Hudson, una estrella de Hollywood que realmente existió, a quien la serie se complace en adormecer más de lo necesario por razones oscuras. Toda la gracia de Hollywood proviene de su más experimentado elenco, con impecables actuaciones de Patti LuPone y Holland Taylor.

Si bien es cierto que hay que alegrarse ante este triunfo de la diversidad sobre la adversidad, Hollywood no es tan catártico como nos quiere hacer creer. Su voluntad inicial se ve ahogada por una facilidad cosquillosa, pistas narrativas predecibles, y actuaciones débiles en general. Quizás habríamos invertido más si la serie se hubiera tomado el tiempo de hacer que sus personajes fueran más que meros clichés ambulantes. Preferimos ver Feud de nuevo, ya que pudo ser más agudo en su recreación de un fresco de Hollywood.

¿Dónde ver Hollywood?

La serie está disponible en Netflix.

Hollywood | Tráiler oficial | Netflix