homeland

[OPINIÓN] Réquiem para ‘Homeland’

CUIDADO: Esta columna tiene spoilers del final de la serie

Homeland ya es historia. La serie lanzada por la señal estadounidense Showtime en 2011 ha llegado a su final en una desigual temporada 8, un poco como el show, pero al final fue un éxito. Centrada en la relación entre Carrie Mathison y Saul Berenson, esta pelea no terminó con la muerte (esperada por muchos) de uno de los dos protagonistas. Por el contrario, nos deja un toque de esperanza y una magnífica secuencia final (puntuada por el exquisito jazz de Kamasi Washington) que termina con Saul sosteniendo un libro escrito por Carrie. Una referencia directa a las confesiones de Edward Snowden. Un final abierto, también, que podría permitir un regreso a la serie, que sin embargo no está en absoluto en la agenda.

Este último episodio de Homeland ha cerrado el círculo. Ya por el título del episodio, Prisioneros de Guerra, es el nombre americano de la serie original israelí (Hatufim). Y por supuesto con este extracto del mensaje patriótico póstumo dejado por Nicholas Brody, cuyo fantasma nunca ha dejado de perseguir a Carrie. Como el padre de su hija, Carrie coqueteó con la traición durante esta última temporada. Pero al final permaneció fiel a los intereses de su país, prefiriendo sacrificar su amistad con Saúl. Y sacrificó su propia vida, dejando atrás a su hija y su vida en los Estados Unidos para siempre. Ahora se ha infiltrado en Rusia, donde en cierto modo está sustituyendo a la traductora rusa que informaba a Saúl y que también ha sido sacrificada.

La pregunta ahora es dónde colocar a Homeland en el panteón de los programas de televisión. Homeland ha evitado las trampas de su antepasado y contraparte 24, no terminó de pésima manera como Dexter, su contraparte de Showtime, ni desató el odio de sus fans como Game of Thrones, la otra serie histórica de 2010. ¿Pero es realmente una gran serie?

Es innegable que cuando estaba en su primera fase. Aclamada por la crítica, batiendo los récords de audiencia de Showtime, Homeland era entonces una serie imprescindible. Era una producción que o bien amas o bien odias. Se basaba entonces en el dúo Carrie Mathison / Nicholas Brody, con dos intérpretes (Claire Danes y Damian Lewis) en la cima de su juego y una fina y compleja escritura que envió el maniqueísmo de 24 a la prehistoria. Entonces, los autores tomaron la decisión de matar a Brody. Una elección ineludible que evitó que la serie se empantanara en una trama que no podía durar más. Pero también le costó caro.

Para muchos aficionados, Homeland terminó con el ahorcamiento de Brody al final de la tercera temporada. Es una pena. No pudieron presenciar la espectacular caída de la serie. A pesar del poder del personaje de Brody, Homeland siempre ha sido sobre Carrie Mathison, esta joven que se construyó a sí misma en la América posterior al 11 de septiembre de 2001 y que lucha por defender su país mientras lucha contra su bipolaridad. Una metáfora de la enfermedad de un mundo esquizofrénico donde cada vez es más difícil distinguir a los buenos de los malos. Patriotismo de los traidores. Un mundo en el que el enemigo se encuentra en las fronteras de Afganistán y Pakistán, así como en los pasillos de la Casa Blanca.

Terminar Homeland, por supuesto, no ha sido fácil. La serie a veces caía en los clichés que había tratado de evitar. Recordamos el famoso «Homeland es racista», presentado por artistas callejeros locales que denunciaban la forma en que se retrataba a Oriente Medio en la ficción.

Pero la toma de riesgos de los autores ha valido la pena, y rara vez se ha visto una serie de televisión que se reinvente de esta manera. Homeland ha llevado a Carrie de Pakistán a Berlín y al Líbano, y ha vuelto a barajar las cartas en más de una ocasión. También encontró un nuevo y poderoso compañero, revelando todo el potencial de Peter Quinn, hasta el punto de que su destino como Cristo estaba destrozando a los fans que se habían vuelto tan apegados a él.

En las últimas temporadas, Homeland también ha explotado la veta de la amenaza interna, el peligro de las noticias falsas, la interferencia rusa y los presidentes que pierden la calma o dejan que sus egos los consuman. La temporada 8 ha tenido a veces incluso el aire de un gran mea culpa, invirtiendo los papeles con un líder de Al Qaeda que se vuelve pacifista y un presidente empujado a la guerra por su consejero, interpretado por un Hugh Dancy que no es otro que el marido de Claire Danes en la vida real.

Sí, Saturday Night Live hace tiempo que dejó de dedicar sketchs a las muecas de Carrie Mathison o a la ausencia de los labios de Damian Lewis. Y el programa no era el gran proveedor de memes de Internet que había sido en sus primeros días. Pero Homeland se mantuvo firme incluso en sus peores temporadas, y se estableció claramente como la mejor serie de su categoría. Y uno de los pocas de larga duración que ha mantenido tal nivel a lo largo de los años. A pesar de sus imperfecciones, se echará de menos a Homeland. Y por eso es genial.

La última temporada de Homeland está disponible en la App de FOX.