[REVIEW] ‘I Know This Much is True’: Mark Ruffalo ilumina un drama muy, muy oscuro

Ahora popular por papeles como el del periodista Mike Rezendes en Spotlight y el de Bruce Banner, alias Hulk en el Universo Cinematográfico de Marvel, Mark Ruffalo comenzó su carrera en los años 90 con comedias dramáticas. Para su segundo papel en la pequeña pantalla (después de The Beat en 2000), el actor eligió jugar con una adaptación que estaba cerca de su corazón, la de la novela I Know This Much Is True, escrita por Wally Lamb y publicada en 1998.

En este intenso drama, Mark Ruffalo interpreta a una doble personalidad, gemelos, durante seis episodios. Dominick, el hermano mayor, goza de una salud relativamente buena, a pesar de años de problemas familiares y emocionales. Su hermano Thomas, por otro lado, ha sufrido de esquizofrenia paranoide desde la infancia. Con un padre desaparecido, una madre que sufre un cáncer incurable y un padrastro ausente, las crisis de Thomas se han agravado con el tiempo hasta que un acto de violencia desproporcionado abre la miniserie y anuncia la gravedad de sus temas.

En los últimos años, los papeles de doble composición se han vuelto cada vez más comunes en la pantalla pequeña. Uno piensa en Ewan McGregor en Fargo, James Franco en The Deuce o Lizzy Caplan en Truth Be Told. Un ejercicio arriesgado que, hasta ahora, no había dejado realmente una impresión duradera, pero Mark Ruffalo, fan del libro (es también el productor ejecutivo de la adaptación televisiva) y gran aficionado a los melodramas, demuestra por fin que un actor puede interpretar a gemelos con credibilidad y sin sobreactuar, siendo a la vez intenso y vulnerable.

Conmovedor en el papel de Dominick, un adulto que trata de mantener la cabeza por encima de los desastres que parecen haber asolado a su familia durante varias décadas, el actor también está habitado en la piel del hermano pequeño, un individuo frágil y a veces violento, una especie de doble malvado, como se muestra en esta asfixiante escena de automutilación en el Episodio 1. Esta sofocante sensación de asfixia se puede sentir incluso en la dirección de Derek Cianfrance (El lugar más allá de los pinos), introspectivo y salpicado de primeros planos de los rostros magullados de los protagonistas.

I Know This Much Is True es una serie extremadamente dura, donde tienes que aceptar la gravedad de la situación para absorberla mejor. El ejercicio no es sencillo teniendo en cuenta los temas visitados (enfermedad mental, luto, gemelos) y la lentitud de la trama, contemplativa, aunque algunas escenas insoportables te pongan las tripas al revés. También en este caso, la imagen apoya con gran consistencia el propósito de la miniserie: granulada que da una imagen «lavada», azulada, marítima y que constantemente devuelve la sensación de ahogo que experimentan los personajes.

También se siente en I Know This Much Is True el deseo de retratar una crónica familiar trágica a lo largo de varias generaciones. Con la muerte y/o desaparición de los padres, Dominick debe jugar el papel de guardián tanto para Thomas como para su madre moribunda. La oportunidad de descubrir momentos fugaces, incluso poéticos, en su vida y al mismo tiempo, hacer brillar papeles femeninos, interpretados con convicción por Kathryn Hahn, Juliette Lewis y Rossie O’Donnell.

Si uno esperaba ver series positivas y llenas de buenos sentimientos durante el encierro, I Know This Much Is True, claramente no está en esta categoría. Violenta, psicológica, desestabilizadora, la adaptación de la novela de Wally Lamb es, sin embargo, una producción de HBO en la línea de Chernobyl y The Night Of, tan molesta como traumática. Mark Ruffalo (que ha engordado unos cuantos kilos para ser aún más realista) aprovecha esta oportunidad para demostrar que tiene todo lo necesario para ser un gran actor, probablemente destinado a ganar unos cuantos premios Emmy este año.

¿Dónde ver I Know This Much Is True?

La serie se emite los domingos por HBO y está disponible en HBO GO y HBO On Demand.

I Know This Much Is True | Trailer Oficial | HBO

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend