hbo serie

[REVIEW] ‘Perry Mason’: Homenaje al cine negro

Perry Mason es un nombre que puede parecer anticuado en muchos sentidos para la nueva generación de seriéfilos. Sin embargo, la serie original emitida entre 1957 y 1966 tuvo un impacto considerable en la pequeña pantalla. Sin la presencia del detective privado creado por la novelista Erle Stanley Gardner, los Columbo, Matlock, Magnum y otros seguramente nunca habrían nacido. Con su blanco y negro y su colosal presupuesto apoyado por Hollywood, una hazaña de la época, la serie Perry Mason es considerada como la inventora del género procesal y sagrado de las redes americanas.

Además, la sorpresa fue grande cuando HBO, un canal de cable, tomó la decisión en 2016 de producir un reinicio en forma de miniserie. Vio las cosas a lo grande reclutando un equipo creativo impactante: Nic Pizzolatto y Robert Downey Jr. Mientras que el intérprete de Tony Stark seguía siendo un productor (incluso se habló de que asumiera el papel de detective por un tiempo), el creador de True Detective finalmente había renunciado a dedicarse a la tercera temporada de la antología. Tras su partida, fue reemplazado por los escritores Rolin Jones (Boardwalk Empire) y Ron Fitzgerald (Westworld), dos asiduos de la casa.

En su nuevo caso hecho en Home Box Office, Perry Mason tiene derecho a una historia de nuevo origen. Siempre instalado en Los Ángeles, el detective evoluciona esta vez durante la Gran Depresión de los años 30, cuando la tasa de desempleo explota y las mega iglesias cristianas evangélicas se democratizan. Perry vive una vida modesta resolviendo mayormente casos de adulterio, hasta que un día su mentor, un poderoso abogado de la megalópolis, pone en sus manos un caso sórdido: el secuestro y asesinato de un bebé recién nacido, cuyos párpados han sido cosidos como una muñeca a su cadáver.

A diferencia de la serie original, esta nueva versión de Perry Mason vuelve a los orígenes de las novelas negras de Erle Stanley Gardner. Desde los primeros segundos, la serie nos sumerge en una meticulosa atmósfera de cine negro, reconstituida con gran belleza y una deliciosa banda sonora de jazz. Podemos agradecer al director Timothy Van Patten, un experto en la materia (Los Sopranos, Boardwalk Empire), por este ambiente tan agradable.

A primera vista, Perry Mason se presenta como un clásico y retro detective: blanco, sin afeitar, fumador, alcohólico, depresivo. Es un veterano traumatizado de la Primera Guerra Mundial, que ya no puede volver a conectarse con su familia y menos aún con el mundo arruinado que le rodea. A través de su visión nihilista y anticonformista de la sociedad, comprendemos rápidamente que los rastros escritos de Nic Pizzolatto han permanecido en el reinicio: Perry tiene un extraño parecido con Rust Cohle, además de un cierto sentido del humor.

Si Matthew Rhys tuvo la osadía de interpretar a este detective que huele a tabaco frío, sobresale en todos los sentidos en este oscuro papel. A diferencia de la mayoría de los antihéroes del género, que son pacientes y egocéntricos, la emoción en la cara del actor es palpable. En el primer episodio, Timothy Van Patten multiplica los primeros planos torcidos de su cara para mostrar toda su fragilidad. En una escena en la morgue, el cadáver del bebé actúa como un espejo de sus recuerdos de la guerra, prueba de que la muerte nunca ha dejado su memoria. Sí, hay una forma de poesía macabra en este reinicio, que tiene el talento de impregnar y modernizar los códigos del drama judicial.

Uno piensa en particular en la representación de cuerpos desnudos, prácticamente todos masculinos en la miniserie. Cuerpos cansados, desollados, deformados, a menudo dominados sexualmente por las mujeres (el personaje de Lupe, divertido y casi anacrónico por su feminismo) y que simbolizan una nueva forma de fragilidad en los hombres. En realidad, a través de las imágenes perniciosas e incluso degradantes que emergen de la pantalla, uno tiene la impresión de ser testigo de la destrucción de un mundo, su lenta e inevitable decadencia. Una vez más, este es un tema que no es ajeno al creador de True Detective.

El espectador se pregunta constantemente si el detective terminará rompiendo su propio código moral. Con sus luces tenues y sus sombras tentaculares, Perry Mason se vuelve inquietante, casi hipnotizante, como si uno fuera poco a poco atrapado por el agujero negro infernal de este Los Ángeles fantasmagórico, donde se impone como el único ángel caído aún capaz de buscar una luz salvadora.

¿Dónde ver Perry Manson?

La serie se emite los domingos por HBO, y está disponible en HBO GO y HBO On Demand.