Adult Swim

[ENTREVISTA] Creadores de ‘Robot Chicken’: «El nombre de la serie viene de un restaurante chino»

Adult Swim ha sido un semillero de distintos programas que han traspasado las fronteras y son considerados de culto gracias a la libertad creativa y a su imperante humor negro, absurdo y hasta incorrecto. Dentro de las series que más destacan están Space Gost: Coast to Coast, Aqua Teen Force y, por supuesto, Rick And Morty. Otra de las grandes y longevas apuestas del bloque televisivo es Robot Chicken, serie que actualmente emite su décima temporada por Warner Channel y se puede ver en el bloque Adult Swim, de lunes a jueves, a la medianoche (Chile)

Robot Chicken es una serie de animación en stop-motion (animación de figuras cuadro a cuadro) que satiriza con mucho ingenio los temás de actualidad estadounidense y mundiales, además de hacer parodias y chistes de distintas corrientes de la cultura pop. Sus creadores, Seth Green y Matthew Senreich han dado una entrevista sobre los orígenes del programa y que desde Warner Channel nos han facilitado en exclusiva.

Antes de que Robot Chicken se convirtiera en una serie exitosa, comenzó como unos breves sketches en stop-motion encargados por Sony para un sitio web que nadie jamás vería. Y antes de eso, era sólo una idea compartida entre dos amigos, aunque probablemente haya ayudado el hecho de que uno de ellos era Seth Green.

¿Cómo surgió la idea del programa?

Seth Green (SG): En ese momento yo tenía que hacer la prensa de Austin Powers, y se me ocurrió que en lugar de hacer una cantidad de entrevistas, sería más cool hacer un cortometraje. Ya había visto que otros comediantes y cineastas, en lugar de hablar sobre sí mismos, habían optado por mostrar algún contenido, y me pareció que sería más interesante hacerlo de ese modo. Nos pusimos a estudiar cómo producir en stop-motion, y pensé en financiar una pieza breve, de uno o dos minutos de duración.

Matthew Senreich (MS): Seth no sabía qué hacer, así que me llamó y me dijo: “No sería genial si usáramos un muñeco mío y otro de Conan O’Brien y los pusiéramos a compartir alguna aventura”, y a mí me pareció una gran idea. De alguna manera, Sony Digital se enteró de que queríamos hacer ese proyecto. En ese momento ellos tenían una división llamada Screenblast, a través de la cual producían los cortos de Fred Armisen y cosas así, y nos ofrecieron pagar seis cortos, que al final resultaron ser doce, producidos a lo largo de un plazo de seis a ocho meses. El programa comenzó por accidente; creo que esa es la mejor manera de decirlo. Simplemente nació de la amistad que teníamos con Seth.

¿Cuándo se emitió por primera vez en Adult Swim?

La serie debutó en febrero de 2005 y sigue estando entre las series originales más vistas de Adult Swim. Robot Chicken es el segundo programa en términos del tiempo que lleva en el aire en Adult Swim (detrás de Venture Bros. y levemente por delante de Squidbillies).

MS: Le presentamos la idea a MTV, SNL y MADtv como intersticiales porque habíamos visto Mr. Bill y cosas así, pero no era lo que ellos estaban buscando. En 2001 se lo presentamos a Comedy Central y se mostraron muy interesados, pero después pasó lo del 11 de septiembre. Una vez que las cosas comenzaron a moverse, yo no quería darme por vencido. Seth estaba haciendo películas, y yo quería seguir luchando por este proyecto. Finalmente se lo presentamos a Cartoon Network alrededor del 2003 o 2004, y Sam Register nos dijo: “Esta no es la clase de contenido que nosotros estamos haciendo. Es demasiado adulto para nosotros, pero hay otra división de nuestra compañía con la que deberían hablar”.

¿Cuál es la idea detrás del nombre del programa?

El nombre de la serie viene de un restaurante chino en el que Matt y Seth solían pedir comida. Tenían un plato que se llamaba “Robot Chicken.”

¿Por qué quisieron usar stop-motion en lugar de animación tradicional? ¿Cuáles fueron algunas de las dificultades?

SG: Me pareció que el stop-motion era un buen formato porque es algo que siempre me interesó, y pensé que los juguetes serían un buen tema. Al principio simplemente animábamos los juguetes, y la dificultad era que los juguetes no están diseñados para soportar los rigores de la animación.

MS: No era fácil hacerlos posar; eran muy difíciles de trabajar. No fue sino hasta la segunda o tercera temporada que nuestro departamento de títeres les puso una armadura de alambre. Así que básicamente rompíamos los juguetes y los volvíamos a armar.

¿Cuál es su sketch favorito hasta ahora?

SG: Siempre me gustó nuestro personaje nerd y la forma en la que interactúa con la cultura pop. Uno de mis sketches favoritos es cuando sueña con el Auto Fantástico, pero resulta que no es el programa original con David Hasselhoff, sino el reboot que tenía a Val Kilmer en lugar de William Daniels. Nuestro personaje no está nada feliz con eso, pero insiste en que podría dormirse dentro de su propio sueño porque el lo aprendió desde el comienzo.

¿Cómo hace Robot Chicken para conseguir talentos?

SG: Hay varias maneras diferentes. Hay gente que nos pide participar, y hay gente a la que nosotros le pedimos que participe. Por cada persona que dice que sí, probablemente hay una docena que dice que no. Hay mucho de eso. Se trata de encontrar gente que nos gusta o con la que queremos jugar; gente a la que admiramos; gente que posee una voz única. Se trata de hallar a alguien que haya hecho un personaje que nosotros estemos presentando en el programa, o bien pedirle a alguien que haga una imitación de ese personaje. A veces hay gente que se nos acerca para decirnos que les gusta el programa y quieren formar parte de él.

¿Cuántas estrellas invitadas han aparecido en Robot Chicken y cuál es su favorita?

En total, en diez temporadas el programa ha tenido más de 650 estrellas invitadas.

MS: Soy re fanático de “Star Wars”, así que poder tenerlo a George en el programa, no sólo para hacer los especiales, sino hacer su voz y llegar a conocerlo, realmente fue lo máximo para mí.

¿Cómo eligen las referencias a la cultura pop que utilizan en el programa?

SG: Lo principal para nosotros es no mencionar algo que no estemos seguros de que será relevante o reconocido dentro de un año. Tratamos de concentrarnos en los temas más duraderos de la cultura pop. Hay un documental sobre ‘South Park’ llamado ‘Six Days to Air’, donde explican cómo hacen para escribir los episodios tan rápido, pero nosotros no tenemos esa habilidad. ‘Robot Chicken’ es más intensivo en términos de trabajo, y además ese no es exactamente nuestro estilo; nosotros tratamos de evitar las relaciones románticas o el pop del momento.

¿Cuál es el proceso de escritura de Robot Chicken?

SG: Escribimos el show en ciclos, tipo bloques. Escribimos cuatro o cinco episodios por vez con un grupo de guionistas, y después otros cuatro o cinco episodios con un grupo diferente. Así es como producimos el show. Lo producimos en bloque, con varios episodios cada vez. Para cada uno de esos ciclos, nos sentamos con los guionistas y les preguntamos cuáles son sus ideas originales, y tratamos de que todos piensen creativamente sobre los fenómenos de la cultura pop que los han influenciado, o las cosas sobre las que quieren hablar. Y los empujamos en distintas direcciones si tenemos determinadas áreas o propiedades que queremos que exploren, cosas que sabemos que serán relevantes y sobre las que queremos bromear.

¿Alguna vez pensaron que el programa tendría tanto éxito?

SG: A decir verdad, cuando comenzamos bajo el formato web, nunca lo pensamos más allá de ese formato corto. Nunca planificamos convertirlo en un programa de TV, y ciertamente nunca pensamos que tendría tanto éxito, o que duraría varias temporadas.

MS: Siempre digo que fue todo un poco por accidente. Siempre pensamos en esto como un segundo trabajo. Incluso cuando me mudé para acá, seguía pensando: “Bueno, esto es algo que voy a hacer por poco tiempo, y después tendré que encontrar otra cosa”. Nunca se me ocurrió que podría decirle a la gente: “Me gano la vida jugando con juguetes”.

¿Cuál ha sido su estrategia para lograr que el programa siga siendo fresco y novedoso y a la vez se mantenga en el aire durante 15 años?

SG: Lo más importante para nosotros es reconocer que no todas estas voces individuales serán suficientes; por eso a partir de la segunda temporada empezamos a contratar guionistas de distintas fuentes. Y dado que el programa mismo fue concebido como una expresión de algunas de mis pasiones personales, o de las ideas de mis co-creadores sobre cultura pop expresadas en privado, siempre tratamos de hallar guionistas que tengan una base similar de conocimiento de la cultura pop o de acontecimientos actuales que se puedan parodiar.

MS: Hay un motivo por el cual al final de cada temporada bromeamos con que el programa va a ser cancelado: siempre pensábamos que no iba a haber otra temporada. No fue sino hasta la cuarta o quinta temporada que nos dimos cuenta de que el programa iba a seguir estando allí por un tiempo.

La décima temporada y el episodio No. 200

¿Qué pueden esperar los fans para el episodio No. 200?

SG: Para el episodio No. 200 probamos algo muy nuevo que creo que le gustará al público; no puedo dar más detalles sin caer en spoilers. Pero sí puedo decirte que en ese episodio participan Sam Elliot y David Lynch, y también hay algunas otras sorpresas.

¿En qué se diferencia la décima temporada de todas las demás?

SG: Sigo prestando mucha atención a la calidad del show; trabajamos mucho para lograr que sea algo único, que valga la pena mirar. En la décima temporada nos esforzamos mucho por hacer cosas que no habíamos hecho antes y, especialmente con el episodio No. 200, quisimos hacer algo realmente especial que nos pareciera digno de la ocasión.