netflix

[REVIEW TEMPORADA 2] ‘The Umbrella Academy’ aprende de sus errores y potencias sus aciertos

Si la primera temporada nos dejó un gusto un tanto amargo, debido a grandes diálogos que conducen a ninguna parte y una historia un tanto confusa, pero sin dejar de ser una serie llamativa por su contexto. En esta segunda temporada The Umbrella Academy vuelve corregida y aumentada en una trama bastante interesante que nos vuelve a traer a los personajes logrando tener un crecimiento admirable.

Los últimos momentos de la serie dejó a los personajes en la peor de las situaciones: furiosa por el abuso psicológico que sufrió de niña, Vanya (Ellen Page) logró acceder plenamente a sus poderes destruyendo la Luna y provocando el fin del mundo. En un intento de remediar toda esta catastrofe, Cinco (Aidan Gallagher) transporta a todo el grupo al pasado, pero algo sale mal y los siete miembros de la familia terminan en Dallas, pero en diferentes momentos durante el mismo período de tres años.

Vanya vive en una granja sin recuerdos, mientras que Allison (Emmy Raver-Lampman) ha perdido sus poderes y vive felizmente casada con un activista de derechos civiles raciales. Diego (David Castaneda) ha terminado en un manicomio, Luther (Tom Hopper) trabaja para un gángster y Klaus (Robert Sheehan), acompañado del fantasma de Ben (Justin H. Min), ha fundado una especie de secta. Todo el peso del avance de la trama vuelve a recaer en los hombros del joven Cinco, que tiene que lidiar con nuevos agentes de la Comisión, y se da cuenta de que un nuevo apocalipsis ocurrirá, esta vez relacionado con el asesinato de John F. Kennedy. Y mientras se preocupa por reunir a su familia, también está la pregunta de Sir Reginald (Colm Feore), todavía vivo en esta época y tal vez capaz de dar respuestas.

Con una dirección más vertiginosa, combinada con una excelente fotografía dado el contexto histórico en el que se desarrolla la nueva temporada, la nueva aventura de los hermanos Hargreeves es una luz de esperanza: una acción divertida y desenfrenada, aderezada con el habitual uso magistral de la música muy reconocida (de la que los realizadores de la serie quizás abusen un poco en un par de momentos), pero también un interesante y distinto drama de superhéroes, que deconstruye los cánones de las clásicas historietas llevadas a lo audiovisual.

El resultado es que se refuerzan especialmente las interpretaciones de los actores, empezando por Ellen Page, que una vez más tiene la oportunidad de explorar la identidad de su personaje desde un punto de vista particular. Después de una primera temporada que en cierto modo fue un largo preámbulo, la segunda da a todos un arco narrativo ideal, construido con inteligencia y, por supuesto, mucho humor. Desde este punto de vista, el equilibrio entre lo serio y lo jocoso es también más efectivo, con diálogos solemnes sobre el fin del mundo que se alternan con brillantes momentos destacables.

El segundo año de The Umbrella Academy aprende de sus errores y potencias sus aciertos haciéndolo un producto aún más loco, más divertido pero también más profundo que la primera temporada.

¿Dónde ver The Umbrella Academy?

La serie está disponible en Netflix.