Oscuro Claro

Apple TV+ no se caracteriza por su amplio bagaje de series, ni menos por la alta calidad de ellas. Pocas son las que destacan en su catalogo, por su actuación, historia, presupuesto, o temática. Sin embargo, cuando comenzaba la cuarentena total en nuestro país, justo me encontré con un estreno muy interesante. Estoy hablando de Trying, la primera serie británica de esta plataforma. Una serie muy bajo perfil, con muchos actores desconocidos fuera del rango de Hollywood, o al menos de los grandes nombres que suelen estar en el radar del mundo de las series a nivel mundial.

Esta serie trata sobre una pareja de clase media en Londres que está intentando tener un hijo y se da cuenta que finalmente no pueden por un tema biológico, entonces comienzan el duro y largo camino de la adopción. Un proceso que es complicado, y que, dentro de las series, nunca al menos que recuerde, habíamos visto tan en detalle. Jamás habíamos visto una serie que tomara esta temática y la eligiera como núcleo principal del desarrollo de su historia, entonces ya por originalidad esta serie se gana un par de puntos. Ahora suma más todavía, cuando toma este tópico tan importante y lo lleva a un plano de comedia. Algo en donde los británicos son expertos, reírse de los temas más densos, o que para nosotros los chilenos muchas veces calificamos como “cosas de las cuales no hay que reírse”, una estupidez que nos dejaron los viejos habitantes de esta parte del mundo, y que la mayoría hoy en día no suele cuestionarse porque es más fácil seguir adelante con lo establecido, que pensar en algo nuevo y replantearse todas las formas de esta constitución mental establecida por el tiempo. Es por eso que apruebo absolutamente la forma en que se cuenta esta historia, y apruebo completamente como se toca con humor este tema tan importante.

Es tan frustrante que te pongan en tela de juicio, que te evalúen, que revisen cada movimiento que hiciste y quieran saber porque lo hiciste. Eso es por lo que tiene que pasar esta pareja en la serie, estar en constante revisión de si son “buenas personas” o de si llegarían a ser “buenos padres”, o si viven en un “hogar adecuado”. Si, hay gente que hace eso, te cuestiona, te juzga, te pone en un ranking para saber si eres apto o no para tener un bebe. En lo que respecta a la adopción de bebes se entiende, de cierta forma, vas a adoptar un ser humano no una Rosalba (que es casi como tu de alta), lo malo es que hay gente que hace eso mismo y no trabaja en eso, ahí es cuando está el problema. Muchos viven siendo juzgados constantemente en las redes o en el día a día por lo que hacen, dicen, escuchan, se ponen, etc. Esa sensación frecuente de estar expuesto y ser criticado a más de uno le ha hecho no ponerse esa polera que ama, o no cantar esa canción mamona, o no subir esa foto, solo por el que dirán.

Es muy interesante como en esta serie te muestran a una pareja que quizás intelectualmente no son muy capaces, que no tienen mucho dinero, no tienen un gran trabajo del cual te puedes pavonear con la gente en esas reuniones de fin de semana. Son gente simple, que le gustan los placeres comunes de la vida, no leen, no son cultos, no saben de arte, ni de filosofía, simplemente les gusta ver el partido de la semana, ver la película de moda, comer comida rápida y ver tele. Y eso no te hace mejor ni peor persona que otra. No hacen ejercicio en la casa, no suben cerros los fines de semana y lo suben a Instagram, no tienen el último iPhone, no van al restaurant de moda para presumir, no se visten con onda. Es gente común y corriente que es simplemente feliz y comprometida con algo. Y eso es suficiente para ser buenos padres, para ser buenas personas, para poder adoptar un hijo, o al menos debería ser suficiente.

Los actores principales Rafe Spall y Esther Smith se lucen en sus papeles, como Jason y Nikki. Esa pareja funciona perfecta, con el sentido del humor de el, la constante búsqueda de la perfección de ella. La sincronía de ellos hace que toda la comedia y el drama avance y se desarrolle constantemente. Son personajes que van aprendiendo a lo largo de la serie, pero que la siguen cagando, que siguen haciendo tonteras sin sentido, pero avanzan, como la vida. Son personajes que sirven de conexión para las sub tramas que tiene esta historia: la relación con los suegros, la critica constante de la familia por no tener hijos, la relación de pareja de la hermana de Nikki, los deslices infieles de una pareja, todo eso y más rodea esta historia de adopción. Todo esto hace de la historia un armado sumamente coherente. Lo cual le da una virtud más a esta notable serie. La inocencia y compromiso que los personajes (no solo los principales) ponen a la historia, hace que el relato llegue a un punto adorable y exquisito de sinceridad dramática que cuesta a veces encontrar.

Esta serie habla sobre la maduración, los cambios, los 30-40 esa generación maldita donde uno empieza a cambiar los pensamientos de una forma extraordinaria. Donde uno ya se aburrió de algunas cosas y quiere empezar a probar otras nuevas, unas más de “grandes”, y donde claramente uno las va a cagar. Y no tiene idea como funciona. Y vas a estar nervioso, y vas a preguntar, y te vas sentir ridículo, e incapaz. Pero al final de cuentas, nadie sabe como hacer las cosas. Nadie sabe como pedir que te suban a un cargo más importante, nadie sabe como pedir un aumento, nadie sabe como hacer que tu emprendimiento triunfe y sobre todo nadie sabe como ser papas. Todo es ensayo y error en la vida, solo que en esa edad los errores se pagan mucho más caro y ahí es donde radica el miedo de arriesgarse y atreverse. Esta serie nos cuenta que no estamos solos, a todos nos pasa. Nadie sabe nada de la vida, es como la canción “Cuéntame una historia original” de Los Prisioneros que dice: “No te enojes por lo que te digo, pero creo que no tienes idea de nada…todavía”. No tenemos idea de nada a los 30, o a los 40, o a los 50. Estamos en constante aprendizaje de todo en la vida. Indudablemente hay cosas que vamos a conocer por experiencia, pero no sabemos si un negocio va a ser o no exitoso. Si nuestro próximo pololeo será el último, si voy a vivir en ese departamento para el resto de mi vida. Para aprender hay que cagarla, y para cagarla hay que atreverse. A esa edad tenemos que ser unos atrevidos con la vida, hay que faltarle el respeto al miedo, y debemos ser los guionistas de nuestras historias dramaticas. Es que sino, vamos a ver nuestra historia como un espectador más, y no vamos a escribir guiones, vamos a escribir reseñas.

Trying no es una serie que quizás te va a dejar rayando por meses, no es una serie que vas a recordar de aquí a 2 años, no es una serie que se va a ganar premios y de la que todos van a hablar. Esta es de esas series pequeñas que son livianas, que son entretenidas, y que te dejan el corazón un poquito más lleno. Te divierte, te hace reír, te hace un poco más feliz y te deja con una esperanza inconmensurable. Son 8 capítulos de 30 minutos cada uno aproximadamente, que se van a pasar volando, y que sin duda te va a dejar con la sensación de que no perdiste tu tiempo.

¿Dónde ver Trying?

La serie está disponible en Apple TV+

Artículos relativos

Chile a un On de distancia

Los besos tras los matorrales,  los dimes y diretes entre modelos faranduleras y los chicos reality ganosos de…
Send this to a friend