Oscuro Claro

Katherine Ryan, ya presente en el catálogo de servicios de streaming con sus dos especialea de comedia In Trouble y Glitter Room, nos trae su primera serie, específicamente una comedia llamada The Duchess. para los que no sepan: Ryan es canadiense, pero vive en el Reino Unido, donde es más conocida, y no es casualidad que su debut como autora y actriz tenga lugar en una comedia de seis episodios de aproximadamente media hora cada uno, en plena tradición británica.

Los que están familiarizados con los shows de Ryan, entonces, ya saben qué esperar de su comedia. The Duchess es una serie donde Katherine (Ryan) es la protagonista absoluta y orgullosa de su independencia y una lengua aguda y filosa, dispuesta a ofender sin ningún remordimiento a cualquiera que se atreva a perturbar la tranquilidad de su hija Olive, interpretada por una talentosa Kate Bryne, todo ello mostrando atuendos que sólo ponen de relieve su narcisismo. Mostrando toda su carga explosiva y exponiendo un repertorio de ofensas que no perdona a nadie.

Katherine es una especie de anti-heroína, tan mala con los demás como lo es con su propia hija, con quien tiene una relación especial, en la que los límites entre padre e hijo a menudo se desdibujan. El vínculo entre ambos es el elemento central y más exitoso en la serie.

Como en sus shows, Ryan juega con los estereotipos de género y trata de subvertirlos. Por eso su Katherine es una mujer fuerte, que nunca muestra ninguna vacilación sobre la crianza de una hija sola; no es un reto que la asuste o que no se sienta bien y se acerca a la idea de un nuevo embarazo con la misma confianza. Su investigación tiene como ingrediente principal el bienestar de su hija, sin necesidad de un hombre a su lado. La presencia de una pareja no es en absoluto la prioridad de su vida; además, teme nuevas decepciones o heridas sentimentales. Así que, donde las relaciones con el mundo exterior son complicadas y llenas de malentendidos, la relación con Olive es de amor y complicidad.

The Duchess está repleta de diálogos y lenguaje soez de la protagonista, que pueden no ser adecuadas para todos los espectadores, así como momentos más delicados y conmovedores. La comedia de Ryan probablemente funciona mejor en el contexto de sus stand-us que en el de la serie, pero considerando que este es su debut como creadora, autora y actriz en una serie, estamos frente a un buen producto que, aunque no será la gran serie, se presta fácilmente a una visión ligera y casual.

En general, la visión de los seis episodios es agradable, aunque no te hace clamar por un milagro: estamos ante un buen debut que, gracias a su corta duración, merece una oportunidad.

¿Dónde ver The Duchess?

La serie está disponible en Netflix.

Artículos relativos
Send this to a friend