[REVIEW TEMPORADA 2] ‘Kingdom’: es posible mejorar algo que ya es bueno

Nada mejor que ver una buena serie que sigue manteniendo su calidad con el pasar de las temporadas. La primera temporada de Kingdom fue una agradable sorpresa para Netflix. La producción surcoreana ganó con una mezcla de horror gráfico y drama histórico. Ahora, en su segunda temporada, la serie muestra un nuevo nivel de ambición y demuestra que, sí, es posible mejorar algo que ya es bueno.

Lo que hace especial a la serie es no confiar en los clichés del tan saturado género zombie, sino utilizar las despiadadas hordas de caminantes como un factor agravante en un tenso juego político. En el año dos esto gana aún más espacio. Después de madurar lo suficiente para ver la infestación de cerca, el Príncipe Lee Chang (Ji-Hoon Ju) intenta volver a su palacio para enfrentarse a un posible golpe sufrido por su familia. El hecho de que el personaje tome la primera línea y luche contra los no-muertos junto a sus soldados, crea un fuerte contraste con la figura caída y egocéntrica que se presentó anteriormente. Por lo tanto, tiene sentido que la trama sea más compleja, como una forma de afirmar la madurez de Chang a lo largo de su viaje de aprendizaje. Es de gran ayuda que conozca a un digno rival en Cho Hak-ju (Seung-ryong Ryu), un consejero con esquemas maquiavélicos y presencia temerosa. Ambos son fácilmente el punto culminante de la temporada.

Aprovechando el mayor enfoque en el lado dramático, la serie también expande su universo a través de flashbacks. La decisión es a veces confusa, pero vale la pena, ya que la trama se desarrolla en un contexto histórico tan rico que no puede ser desaprovechado. Esto demuestra ser especialmente importante para la conclusión, que planta anzuelos para una tercera temporada que podría ser aún más grandiosa.

La ambición es la palabra clave para describir el regreso de Kingdom. Es evidente que la producción ha ganado un incentivo después de su éxito, y aplica estas nuevas características con maestría, creando escenas más grandes y secuencias de lucha más desafiantes. La estética y la dirección ya se destacaron en el primer año, pero ahora se han elevado a otro nivel de calidad. En un capítulo, por ejemplo, la lucha entre los cadáveres y un grupo de invasores japoneses se presenta en cámara lenta al revés. En otro caso, Chang y su grupo defienden una aldea en una frenética escena de batalla y luchan contra hordas en un río congelado, con una sola fuente de fuego que ilumina la oscuridad. La serie llega al punto de acción, con buena coreografía y fotografía para sostenerse.

Es en estas escenas de acción que la serie da un sabroso plato lleno a los fanáticos de los zombies. Las criaturas ya no son el foco de la narración, pero eso no significa que desaparezcan de la serie. Al contrario, vuelven en mayor número. Además de la complejidad, la serie aumenta el número de monstruos y supervivientes en pantalla, lo que pasa por alto la idea de que la amenaza es aún más intensa, ya que pueden dominar pueblos enteros en cuestión de minutos. Además de la excelente repugnancia visual y las grotescas actuaciones de los extras contorsionistas, la serie todavía juega con la mitología detrás de la resurrección de los muertos. Entender las reglas del enemigo es la motivación de la doctora Seo-Bi (Doona Bae), uno de las subtramas más interesantes de la temporada.

Kingdom vuelve a lograr un delicado equilibrio entre la acción frenética, los muertos vivientes grotescos y el drama histórico de calidad. Por si fuera poco, la serie sigue mejorando en todos los aspectos, desde la parte técnica hasta un tono más consistente. Hay suficientes ganchos para que la trama continúe, quizás a mayor escala. Si es así, los nuevos episodios serán muy bienvenidos, ya que la serie es una de las mejores originales de Netflix en la actualidad.

¿Dónde ver Kingdom?

Las dos temporadas de la serie están disponibles en Netflix.

Kingdom: Temporada 2 | Tráiler principal | Netflix

Nos gusta la televisión. Amamos, comemos, rezamos y, ademas, vemos televisión. Canales nacionales, series internacionales, criticar, alabar... y ver televisión.

Send this to a friend