[REVIEW] ‘The Haunting of Bly Manor’: Una historia de amor, no de fantasmas

Tal y como lo describe el título de este review, The Haunting of Bly Manor no es una historia de fantasmas, es una historia de amor. Una historia conmovedora, maravillosa e inquietante. Y es importante entenderlo para enmarcar a la segunda temporada de la serie antológica de Mike Flanagan como algo totalmente distinto a lo visto en su anterior aventura: The Haunting of Hill House.

Porque, después de todo, el director excelentes películas como Doctor Sleep y El juego de Gerald no ha logrado del todo repetir el éxito de su trabajo anterior: hay que decir que el material de origen, utilizado como base para la adaptación en serie de Netflix, aunque representa una pequeña joya de la literatura clásica de terror, pero no llega a ser lo que fue su serie antecesora.

Como todo. La serie comienza con una historia, cuando una narradora anónima comienza a contar un cuento de fantasmas frente a una chimenea. Al comenzar, las palabras se convierten lentamente en personajes, las descripciones en paisajes, y el universo narrativo toma forma para los 9 episodios restantes que conforman The Haunting of Bly Manor. Un dibujo narrativo del que es difícil ofrecer una visión uniforme sin, inevitablemente, contar algunos detalles de la trama, algo que no haremos, porque el guión de la nueva serie de terror Netflix es un laberinto estratificado, que se ramifica cada vez más, episodio tras episodio, sin excluir la necesidad de confundir e interrogar al espectador, y luego proporcionar todas las respuestas sólo en los últimos episodios (al igual que Hill House).

netflix

Dani (Victoria Pedretti) es un estadounidense que recientemente se mudó a Inglaterra para dejar atrás un pasado doloroso, y ha aceptado un nuevo trabajo del Sr. Henry Wingrave, un abogado londinense muy ocupado que necesitaba desesperadamente una niñera para sus dos sobrinos, Miles y Flora. Dos niños de carácter difícil y demasiado críptico, con motivos indescifrables, cuya alma está agobiada por la ausencia de sus padres, que murieron hace poco en un dramático accidente. En la mansíon, Dani cuenta con el apoyo de la ama de llaves de Bly Manor, Hannah Groove (T’Nia Miller), del cocinero Owen (Rahul Kohli) y la jardinera Jamie (Amelia Eve). Pero los pequeños Wingraves guardan un inquietante y fantasmal secreto que tiene sus raíces, obviamente, en el propio pasado del castillo, y en un indecible, visceral y cementado mal dentro de los muros de Bly y en los confines de la mansión.

Es fácil «no entender» la historia hasta que se vea el final, que proporciona una imagen completa y exhaustiva de todo. La trama y la calidad de la historia son tan indescifrables como los secretos de la mansión donde se desarrolla todo, y sólo en los tres episodios finales comienza a revelarse todo lo que nos habían contado anteriormente, abriéndose a las respuestas que hemos buscado durante mucho de los primeros 6 episodios.

El principal problema que se puede identificar en la adaptación de Flanagan está en el manejo del ritmo y el tiempo de la narración: las diversas historias, destinadas a converger hacia un único y conmovedor final, están demasiado fragmentadas, llenas de unos pocos momentos que parecían incluso demasiado.

netflix

En The Haunting of Hill House, que incluso tuvo un episodio más, la narrativa fue mucho más coherente y bien mezclada entre el pasado y el presente, en el constante hilo de un misterio cada vez más intrincado y una sensación de horror que a veces era abrumadora. El atractivo narrativo de The Haunting of Bly Manor, en gran parte de sus episodios, es desafortunadamente menos efectivo, aunque la pluma de Flanagan bosqueja muy finamente la mente y los tormentos de cada personaje, algo totalmente destacable.

A pesar de esto, Mike Flanagan adapta con habilidad, talento y conciencia una serie de historias que no brillan por su ritmo y explosividad, pero nos parece claro que las necesidades creativas de este autor ahora miran mucho más allá del género de horror solamente. The Haunting of Bly Manor, desafortunadamente, no asusta, pero conmueve, y mucho. Es una historia de amor, y no de fantasmas.

¿Dónde ver The Haunting of Bly Manor?

La serie está disponible en Netflix.