amazon prime video

[REVIEW] ‘El Internado: Las Cumbres’ resulta ser una buena continuación

Hagamos un poco de historia El internado fue una serie muy popular en España. En 2007 se estrenó en Antena 3, una serie -una de las más caras jamás producidas en España- ambientada por completo en un internado con un misterioso pasado y siniestros secretos, entre ellos fantasmas, sectas y médicos nazis que realizaban experimentos en él. La historia, dividida en siete temporadas, se fue haciendo progresivamente más intrincada y -en este caso, agradablemente, hay que reconocerlo- rebuscada, mezclando algunos tintes de telenovela con los más recurrentes de las historias de adolescentes, mezclando la historia de aventuras con la educativa, y encontrando un equilibrio muy particular, aunque quizá no apto para todos los paladares.

El internado: Las Cumbres es uno de esos lugares a los que se envía a los exaltados, esos chicos considerados inadecuados para otro tipo de colegios y que necesitan una dosis extra de disciplina, adolescentes rebeldes para los que, en muchos casos, la única otra opción es el reformatorio. Evidentemente, no todos los alumnos de Las Cumbres son jóvenes delincuentes, también hay hijos de padres separados o que trabajan demasiado para cuidar de ellos, pero siguen siendo esos indeseables con un camino de vida no especialmente halagüeño a sus espaldas. El hecho de que sus alumnos no tengan un fuerte apoyo familiar es bien conocido por la directora Mara (Natalia Dicenta), proclive al uso de castigos y métodos de enseñanza poco ortodoxos y pocos miembros del profesorado van en contra de su violenta política educativa. En el centro de la trama encontramos a los hermanos Pablo (Albert Salazar) y Adela (Daniela Rubio), la rebelde Amaia (Asia Ortega), la misteriosa Inés (Claudia Alcaide), el nuevo profesor de música León (que parece tener algunos secretos que ocultar) y el monje Elías (el colegio es, de hecho, adyacente a un monasterio), quizás el único de los profesores que realmente se preocupa por la educación de los niños y su futuro.

En comparación con la primera versión de la serie (a cuyos sucesos, sin embargo, se hace referencia en el primer episodio, en el que encontramos a dos de los protagonistas en un pequeño cameo) el ambiente de esta Las Cumbres se torna de inmediato bastante oscuro, es una serie para los adolescentes de hoy (alineándose con los productos para este público objetivo más exitosos en su momento, como Riverdale o The Chilling Adventures of Sabrina) pero que intenta labrar una dimensión narrativa única. Incluso los protagonistas de la historia, si bien no todos han sido caracterizados y profundizados con el debido cuidado, son un poco de muchos de los adolescentes de las series de televisión a los que estamos acostumbrados (el hecho de que no pasen gran parte de su tiempo con los teléfonos inteligentes y las tabletas en la mano dice mucho): eliminado la brujería, los espíritus y las sectas secretas, los que quedan, sin embargo, son historias de chicos comunes y corrientes de los que no es tan difícil involucrarse.

El internado: Las cumbres fue una sorpresa, no imaginábamos que nos iba a intrigar tanto. Es una historia que a veces es particularmente exagerada y puede no ser para todos, pero estamos convencidos de que puede ser apreciada por diferentes públicos. Para nosotros esta serie se ha convertido realmente en un placer culpable (término que, por supuesto, no quiere menospreciar sus contenidos por frívolos y ligeros) y estamos deseando descubrir qué misterio se esconde entre los muros de este internado perdido en las montañas y en los bosques que lo rodean.

¿Dónde ver El Internado: las Cumbres?

La serie está disponible en Amazon Prime Video.