[REVIEW] ‘Call’ es una experiencia auditiva, visual y sensorial

Nacida el 2017 en una plataforma francesa llamada Canal+. Calls era un auténtico ovni: un objeto ficticio no identificado difícil de describir: es una serie de televisión, pero para los oídos; una experiencia de audio inmersiva; un viaje sensorial; una historia a medio camino de un podcast. Cuatro años después, llega Calls de la mano de Apple TV+ . El concepto, aunque ha cruzado el Atlántico, sigue siendo el mismo (afortunadamente, ya que es precisamente esta nueva forma de narración la que lo hace original): cada episodio contiene una historia que es contada por los propios personajes, a través de sus intercambios telefónicos. Todos tienen en común que son testigos y víctimas de acontecimientos sobrenaturales que desafían la comprensión.

La genialidad de Timothée Hochet en la creación del Calls francés es basar su historia casi exclusivamente en elementos sonoros, las famosas «llamadas» del título. En la pantalla, como para hipnotizarnos aún más, unos visuales minimalistas llaman nuestra atención sobre los nombres de los protagonistas. Cuando la comunicación se difumina, se rompe, chisporrotea o se desvanece suavemente como en un último suspiro, la imagen hace lo mismo. Estas animaciones están ahí para reforzar el efecto y amplificar la ya extraña atmósfera de la serie, pero la escasa información que contienen nunca precede a la narración: al contrario, la acompañan. Cuando le decimos que las llamadas son una experiencia sensorial, no exageramos. Es una serie para ver en la oscuridad, con los auriculares atornillados a los oídos. Hay que estar dispuesto a dejarse envolver, a dejarse llevar.

La adaptación USA cuenta con un sabroso reparto de voces, desde el tan de moda Pedro Pascal, pasando por Rosario Dawson, Lily Collins, Karen Gillan, Ben Schwartz, Aubrey Plaza, Nick Jonas, Aaron Taylor-Johnson, Stephen Lang o Mark Duplass. Pero la trampa, con semejante panel de estrellas que ni siquiera puedes admirar, es pasar todo un episodio preguntándote dónde has escuchado antes a tal o cual actor o actriz, a riesgo de salirte un poco de la historia. Así que intenta, si puedes, no jugar demasiado a «¿quién es?», pues te perderás el objetivo. Los créditos finales despejarán cualquier duda al respecto, cuando llegue el momento.

Calls es un objeto curioso, atípico y envolvente. El vínculo que une cada episodio es rápidamente visible, mientras que la serie francesa, quizá más caótica en su narración, no revela sus cartas hasta mucho más tarde en la temporada. Mantuvo así, casi hasta el final, la ilusión de que estábamos ante una antología pura y dura. Algunos preferirán uno sobre el otro, pero ambos ganan su apuesta: se sale de una experiencia así cambiado. Calls es una serie que confunde nuestros sentidos, y no solo porque el horror se cuela en cada episodio.

¿Dónde ver Calls?

La serie está disponible en Apple TV Plus.